• Los países fundadores de la Red han sido España, Colombia y México. Estos dos últimos han sido los primeros de América Latina en crear Programas Posconsumo 
  • El modelo de funcionamiento de SIGRE se perfila como el patrón a seguir en la implantación de estos Programas en nuevos países 
  • La preocupación del sector farmacéutico por dar un correcto tratamiento medioambiental a los residuos de envases y medicamentos facilita la puesta en marcha de estos Programas   
SIGRE Medicamento y Medio Ambiente presidirá la recién creada Red Iberoamericana de Programas Posconsumo de Medicamentos, que  servirá de nexo y puente entre Europa y América Latina para el intercambio de experiencias en la gestión ambiental de los envases y residuos de medicamentos de origen domiciliario.  
Los miembros fundadores de la Red Iberoamericana han sido la Corporación Punto Azul de Colombia, SINGREM A.C. de México y SIGRE Medicamento y Medio Ambiente por parte española.   
Juan Carlos Mampaso, Director General de  SIGRE, será el primer Presidente de la Red; José Antonio Aedo, Director General de SINGREM, A.C. será el Vicepresidente; y Jorge Trujillo, Director Ejecutivo de la Corporación Punto Azul, será el Secretario Técnico.   
Según Juan Carlos Mampaso, Director General de SIGRE y Presidente de la Red: “Todos y cada uno de los agentes del sector farmacéutico español deben sentirse orgullosos de su activa participación en SIGRE y de haber diseñado un Sistema único y exclusivo que está sirviendo de modelo para otros países, tanto europeos como iberoaméricanos”. 
Con la firma del acta de constitución de la Red Iberoamericana, se avanza en uno de las primeras acciones contempladas en la Declaración de Cartagena de Indias, que las tres entidades suscribieron el pasado mes de junio.   
La Declaración de Cartagena tiene como objetivo que los diferentes Programas Posconsumo existentes, o que se vayan creando paulatinamente en América Latina por iniciativa de la industria farmacéutica, den respuestas comunes y eficaces en cada país al reciclado de los residuos de medicamentos que se generen en los hogares, para que favorezcan la protección de los recursos naturales y el medio ambiente y la salud de los ciudadanos.   
Para lograr este objetivo, el intercambio de experiencias entre los países miembros de la Red es una de las principales actividades. 
En este ámbito, SIGRE se perfila como el modelo a seguir por los nuevos países que vayan a implantar estos Programas, como ya ha ocurrido en los casos de Colombia y México, los dos primeros países de América Latina en desarrollarlos.   
A partir de ahí y siguiendo este patrón, las nuevas implantaciones deberán tener en cuenta las diferencias culturales, geográficas, sociales e, incluso, legislativas de cada país, con el fin de que esa respuesta sea más cercana al ciudadano y más viable medioambiental y socialmente, teniendo como nexo la farmacia para la recogida de estos residuos. 
En el seno de la Red Iberoamericana se crearán diferentes grupos de trabajo para facilitar la identificación de las mejores prácticas medioambientales para la gestión de estos residuos; compartir las ventajas e inconvenientes de las diferentes fórmulas que se aplican en su recogida, transporte y tratamiento final; fomentar la cooperación;  buscar sinergias entre los miembros de la Red; minimizar  las falsificaciones de medicamentos en el mercado y divulgar y compartir con los miembros de la Red, las autoridades medioambientales y sanitarias, así como con la sociedad en general, los conocimientos adquiridos. 
Con la puesta en marcha de la Red Iberoamericana de Programas Posconsumo de Medicamentos, el sector farmacéutico español, a través de SIGRE, liderará  esta iniciativa internacional que posiciona a nuestro país a la vanguardia en la protección del medio ambiente y de la salud de los ciudadanos. 


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de