Imagen del encuentro con los medios

La Fundación Ecopilas, constituida por Asimelec en el año 2000, y que comenzó a operar de manera oficial en septiembre de 2008, ha ubicado ya 4.000 de los 30.000 contenedores para pilas y baterías usadas, que ha denominado “Recopiladores”, y que la Fundación tiene previsto emplazar por toda la geografía española hasta 2011.

Nació como respuesta a la Directiva Europea, que establece la necesidad de una correcta gestión medioambiental de pilas, baterías industriales y de automoción, y acumuladores portátiles usados, en nuestro país.

9 pilas por habitante al año

“Ésta es una necesidad imperativa para el Medio Ambiente ya que en España se consumen 400 millones de pilas al año, unas 9 por habitante, de las que en algunos casos son reciclables hasta en un 75%,”– comenta José Pérez, Presidente de Ecopilas.

Ecopilas es el primer Sistema Integrado de Gestión (SIG) para este tipo de residuos, diseñado para ayudar a la industria a cumplir con las exigencias de la nueva ley, ya que se encuentra plenamente operativo desde la entrada en vigor el pasado 26 de septiembre de 2008, de Real Decreto 106/2008.

“El objetivo de Ecopilas es implantar un sistema de recogida selectiva y garantizar el reciclaje de las pilas y baterías usadas, mediante una red de contenedores que facilite a los consumidores españoles deshacerse de forma correcta de sus pilas y baterías usadas”-, explica José Pérez,– evitando que terminen en lugares inapropiados, y contribuyendo con la labor necesaria de colaboración ciudadana, que son los que han de separar y depositar sus pilas o baterías usadas en los contendores y puntos limpios de las tiendas”–, concluye Pérez.

La Ley exige alcanzar un 25% de reciclaje en 2011

Actualmente, en España se recoge en torno al 18% del total de pilas, baterías y acumuladores portátiles que se ponen a la venta en el mercado, por lo que las previsiones de Asimelec-Ecopilas son optimistas respecto al objetivo marcado por la nueva ley, que exige alcanzar en 2011, un 25%.

Ecopilas, como miembro de la “European Portable Battery" (EPBA), aporta la experiencia de los sistemas europeos de gestión de pilas y acumuladores usados, y cuenta también con el apoyo de otras asociaciones como Recharge, la agrupación que representa a los productores de baterías recargables, y supone la mejor respuesta para la industria a la reciente normativa que impone el Real Decreto español 106/2008.

“La situación respecto a Europa, no nos hace dudar de que vamos por el camino correcto, dado que Ecopilas se ha construido basándonos en otros SIG’s europeos ya consolidados, que conocemos a través de la EPBA (European Portable Battery), la asociación que agrupa a todos los SIG y productores y comercializadores de pilas y baterías de Europa, y de la que
Ecopilas forma parte desde el año 2000.”—declara José Pérez.

Este RD, que transpone la Directiva europea que regula esta materia, impone como principal obligación a la industria el principio de corresponsabilidad en la recogida y reciclaje de pilas y baterías, una vez que éstas han llegado al final de su vida útil, que implica a tanto a usuarios como a productores y comercializadores.

Según esta normativa, los consumidores de pilas, acumuladores o baterías usados estarán obligados a entregarlos, sin coste alguno para ellos, en los contenedores de recogida bajo el ámbito de los sistemas integrados de gestión (puntos urbanos de recogida, establecimientos comerciales de los distribuidores, puntos limpios, etc.). Del mismo modo, los distribuidores están obligados a aceptar, sin cargo alguno para el consumidor, la devolución de las pilas y acumuladores portátiles usados, en el momento de vender otras pilas y acumuladores portátiles. 

Objetivos del Real Decreto

Este Real Decreto, tiene por objetivo cumplir con las directrices planteadas en la Directiva Europea de 66/2006, para prevenir la generación de residuos de pilas y acumuladores, facilitar su recogida selectiva, permitir su reciclado y prohibiendo la eliminación en vertedero.

Así, el RD prohíbe la comercialización de pilas que superen determinado nivel de metales pesados, 0,0005%  de mercurio (pilas botón: 2%) y 0,002% de cadmio.
Asimismo, la nueva ley establece unos índices mínimos de recogida de residuos de pilas y acumuladores portátiles: el 25% del total de las pilas puestas en el mercado en 2011, y el 45% para 2015.

Igualmente, obliga a la fabricación de los aparatos de modo que las pilas sean fácilmente extraíble y  a informar a los consumidores de la gestión final de los residuos. Es también obligatorio el marcado de la pila con el símbolo de la papelera tachada, que indica al usuario final la necesidad de su gestión mediante sistemas de recogida selectiva.

Aquellas que además contengan metales pesados, deberán marcarse con sus símbolos correspondientes: Hg, Cd, Pb.

Video de la Fundación Ecopilas
Video de la Fundación Ecopilas



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de