El 70% restante fue objeto de tratamientos ilegales o no controlados que pueden conllevar un peligro para la salud pública, el medio ambiente y la competitividad y desarrollo económico del sector del reciclaje legal. El jueves, 24 de enero, tendrá lugar en San Sebastián la reunión europea del Proyecto WEEE-Trace, una iniciativa española que permite la viabilidad técnica y económica de un sistema tecnológicamente avanzado que controla los residuos desde su origen hasta el reciclado final de los mismos.

Estamos hablando de una solución que aspira a incrementar considerablemente la cantidad de residuos gestionados, controlarlos en todo momento y evitar fugas a circuitos paralelos no controlados o ilegales (exportaciones, robos, etc.). El Proyecto WEEE-Trace está liderado por la Fundación Ecolec (una organización sin ánimo de lucro encargada de financiar de forma eficiente la recogida, el tratamiento, la valorización y la eliminación de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) y su socio tecnológico MCCTELECOM.

En la cita donostiarra se informará sobre el estado actual del Proyecto (ya en fase de implantación a nivel nacional, tras el piloto desarrollado en País Vasco y Navarra), y en la que estarán presentes los miembros que participan en ella, con José Ramón Carbajosa, director general de la Fundación Ecolec y presidente de la organización europea WEEE-Forum (asociación que agrupa a 41 sistemas integrados de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos de 24 países de Europa); representantes del sistema de gestión de residuos checo ASEKOL y varios observadores interesados, como los procedentes de Eco-systèmes, el sistema francés más importante en este tipo de residuos.

Tras finalizar la fase piloto (en septiembre del año pasado), desarrollada en País Vasco y Navarra, se está procediendo a su despliegue a nivel nacional que, de momento, cubre el norte peninsular y ha permitido -en tan sólo tres meses de implantación- la recogida de más de 300 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos con una completa trazabilidad (la característica que permite su control y seguimiento permanentes). Una experiencia que la Fundación Ecolec implantará en toda su cadena de gestión de residuos y que está pensada para poder replicarse fuera de nuestras fronteras.

WEEE-Trace utiliza tecnologías de la información y comunicaciones avanzadas como el etiquetado y seguimiento por radiofrecuencia (un sistema que posibilita transferir datos desde una etiqueta colocada en cada uno de estos residuos con el propósito de identificarlo y realizar un seguimiento del mismo); el geoposicionamiento; la captura de imágenes, etcétera, que sirven para garantizar la trazabilidad de los flujos de residuos en la cadena logística, desde su origen hasta el reciclado final de los mismos. Unas posibilidades que no han pasado desapercibidas para los agentes que participan en este proceso. De esta forma, su aplicación para evitar fugas ilegales en los puntos limpios (objeto de robos continuos para conseguir los residuos más valiosos) ha servido para captar el interés de las entidades que los gestionan.

En este proyecto participan activamente actores de todo el ciclo de vida del producto, como el fabricante de aparatos Fagor Electrodomésticos; y en la fase piloto gestores logísticos de residuos como Emaús, en Bilbao; o plantas de reciclaje como Ecointegra, en Navarra. Asimismo participa el sistema de gestión de residuos checo ASEKOL y se han unido al mismo como observadores o asociados externos el sistema de gestión de vehículos fuera de uso, SIGRAUTO, el gestor de reciclaje Berziklatu participado por la Diputación de Bizkaia, la empresa de distribución comercial Carrefour y el gestor logístico integral CEGA.

El proyecto WEEE-Trace fue seleccionado en 2011 por EACI, la Agencia Ejecutiva para la Competitividad y la Innovación de la Comisión Europea, dentro de su Programa CIP-Eco-Innovación. La iniciativa Eco-innovation aspira a cubrir el hueco entre las actividades de desarrollo e investigación y la aplicación práctica de las mismas en situaciones reales. De esta forma, el programa ayuda a que productos, procesos o ideas innovadoras que presentan ventajas medioambientales y protegen el medio ambiente, se conviertan en soluciones aplicables en condiciones reales de mercado listas para su traslación al mercado. Esta iniciativa permite no sólo que la Unión Europea alcance sus objetivos medioambientales sino que promueve la competitividad de la industria y el desarrollo económico.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de