El reciclaje del aluminio es uno de los más rentables para la industria, ya que se aprovecha prácticamente la totalidad de los desechos. Se recicla de latas, cables, embalajes, muebles o perfiles de construcción, así como de todas las virutas que se producen en la industria al fabricar objetos con este material.

Proceso de reciclaje del aluminio

Su proceso de reciclaje comienza con la recolección de dicho material, para su posterior traslado a la planta de reciclaje, donde se separa, limpia y se aplasta creando grandes bloques. Se funde, creando de nuevo láminas de este material, listas para un nuevo uso.

El aluminio, tras el hierro y el acero, es el metal más utilizado en el mundo, y es uno de los materiales que menos reciclamos. Por esto, es muy importante concienciar a la gente que hay que reciclar este material que encontramos en envases y en su propio papel en nuestros hogares, y en coches, barcos, edificios y muchos usos más, a nivel industrial.

El aluminio, aunque es muy cuantioso en nuestro planeta, tiene unos altos costes de extracción, especialmente energéticos. Reciclando este tipo de material, se ahorra un 94% de ese coste energético.

Es un material además que no pierde propiedades tras varios procesos de reciclado. Todo ello hace que prácticamente la totalidad del aluminio empleado en la industria, sea reciclado, a pesar que a nivel doméstico no se recicle prácticamente.

Documental sobre su reciclaje

Para que veas cómo se recicla el aluminio, en el caso de las latas, te dejamos este ilustrativo vídeo de National Geographic.

Fuente: Inforeciclaje,

Artículo de referencia: http://www.inforeciclaje.com/reciclaje-aluminio.php,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de