El reciclaje de cápsulas de café es una tendencia en auge por la gran demanda y consumo de este tipo de producto en los últimos años.

Una cápsula de café es una dosis para una porción (de aprox. 7 gramos) de café en polvo en una bolsita de filtro (parecida a una bolsita de té), con la cantidad suficiente para una taza de café. No se pueden utilizar en una máquina de café convencional, sino en una máquina de café determinada (normalmente del mismo fabricante).

Las cápsulas de café fueron inventadas en 2001 por Douwe Egberts junto Philips para el sistema Senseo. Sin embargo, se basan en las cápsulas de espresso de la empresa Illy y del inventor italiano Antonino Di Leva. El coste por gramo frente al café convencional es mucho mayor.

Las cápsulas de un sólo uso acaban tirándose a nuestras papeleras, pero vamos a ver que pueden tener una segunda vida. Hay gente que las utiliza para rellenar cápsulas con café molido, pero lo que vamos a proponeros no va por ahí.

Estamos hablando de reciclar cápsulas de café dándole un uso totalmente diferente, como es crear vistosos pendientes, pulseras o elementos decorativos para nuestra casa. Lo más popular es crear pendientes con las capsulas de Nespresso. Sus colores vistosos y el material de estas cápsulas, permiten de forma sencilla y rápida, tener unos pendientes totalmente personalizados.

Fuente: Inforeciclaje,

Artículo de referencia: http://www.inforeciclaje.com/reciclaje-capsulas-cafe.php,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de