La inaplicación de la normativa europea de medio ambiente por parte de los gobiernos supone para la economía europea una pérdida de unos 50.000 millones de euros anuales, debido principalmente a los costes que implica en sanidad y en limpieza del medio ambiente.

En cambio, la aplicación sistemática de la normativa revierte en un medio ambiente más limpio y sostenible y es mejor para nuestra salud y nuestra economía. Por ejemplo, la aplicación estricta de la legislación de la UE sobre residuos podría crear 400.000 puestos de trabajo y ahorrar 72.000 millones de euros en relación con el supuesto de que no se aplicara.

Como primer paso, la Comisión ha pedido a los gobiernos nacionales y al Parlamento Europeo su opinión sobre la manera de comunicar mejor los beneficios de las medidas medioambientales de la UE. Las respuestas servirán para elaborar propuestas específicas dentro de este año.

Las propuestas abordarán la necesidad de recopilar más información sobre el funcionamiento de la normativa de la UE en la práctica y de agilizar las respuestas de los gobiernos a los problemas ecológicos. Probablemente incluirán los siguientes aspectos:

  • aumento del volumen de información en internet, especialmente sobre la aplicación local de la normativa
  • mejora de las inspecciones y el seguimiento para garantizar la aplicación correcta de la normativa
  • mayor facilidad para presentar denuncias sobre problemas de medio ambiente a las autoridades nacionales
  • planteamiento común de los problemas de medio ambiente en los tribunales nacionales en beneficio de los ciudadanos, las autoridades y las empresas
  • ayuda a los gobiernos de los países de la UE para orientar sus recursos hacia la solución de los problemas de medio ambiente.

En una encuesta reciente sobre las actitudes de los ciudadanos europeos ante el medio ambiente, tres de cada cuatro encuestados respondieron que la calidad del medio ambiente influye en su calidad de vida.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de