Después de analizar la información disponible, los colectivos denunciantes han pedido a la Comisión Europea que abra una investigación al respecto. Según los ecologistas las irregularidades podrían tener su origen en que los datos que España envía cada año a Europa se basan únicamente en las estadísticas de las entidades que se encargan de la recogida selectiva de residuos (Sistemas Integrados de Gestión de Residuos, SIG), como Ecoembes y Ecovidrio, y en la mayoría de casos estos datos no se pueden contrastar, ya que las administraciones responsables no disponen de información suficiente.

Irregularidades en las toneladas declaradas

Del análisis de la documentación se desprende que:

  • España computa como envases materiales que no lo son, papel o periódicos.
  • También se contabiliza como envases recuperados todos los metales de las escorias de la incineración, imposibles de diferenciar después de la combustión.
  • Puede darse la paradoja de que incluso se hayan llegado a contabilizar como envases materiales procedentes de los recuperadores tradicionales, como los chatarreros.

Fraude en la declaración de envases

Los propios envasadores asumen un margen en sus datos que ronda el 10%, debido a que numerosos envases importados no son declarados. Sin embargo, estos sí que llegan a los circuitos de recogida selectiva y contribuyen al total reciclado, no siendo contabilizada su puesta en el mercado español. Con ello, se falsean los datos de recogida selectiva y reciclaje.

Consideración de materiales impropios como materiales reciclados

Los materiales recogidos en los contenedores de reciclaje contienen materiales impropios que deberían ser descontados del total reciclado. Estos materiales, que no podrán ser reciclados por no tratarse de envases, oscilan entre el 2% en los contenedores de vidrio o papel y el 25% en los contenedores de envases ligeros. Además, en el caso de los plásticos, alrededor de un 25% que entran en las plantas de reciclaje no se llegan a reciclar, aunque se están contabilizando como reciclados en las estadísticas que se mandan a Europa. En definitiva, se está considerando el reciclaje bruto en lugar del neto.

El estudio realizado por los ecologistas de los datos oficiales lleva a la conclusión que se están incumpliendo los objetivos para vidrio y plástico, así como el objetivo global marcado por la Directiva de Envases.

El papel de los SIG en el cumplimiento de los objetivos

Más de la mitad de los envases se consumen a nivel doméstico y se gestionan a través de los Sistemas Integrados de Gestión (Ecovidrio y Ecoembes). Según los datos analizados por las asociaciones ecologistas, los resultados reales de reciclado de materiales domésticos no llegan a cumplir lo establecido en la Ley de Envases y Residuos de Envases (LERE) y condicionan el cumplimento de la Directiva de Envases.

  • Plástico (objetivo 22,5%): Sólo un 16% de los envases de plástico se recogieron selectivamente. Si se contabilizan los envases puestos en el mercado según Cicloplast y los resultados netos de reciclaje también según Cicloplast, no se está cumpliendo con los objetivos marcados en la LERE (22,5% de reciclaje) ya que sólo se alcanza un 19,65% de reciclaje.
  • Metales (objetivo 50%): Sólo un 17% de los envases metálicos se recogieron selectivamente. El resto de envases metálicos se recuperaron a través de plantas de tratamiento de residuos en masa, incineración y recuperadores tradicionales. Únicamente considerando el 100% de estos envases se alcanzaría un reciclaje del 67%, superior al marcado en la LERE (50% de reciclaje).
  • Vidrio (objetivo 60%): Ecovidrio puede haber estado contabilizando envases provenientes de plantas envasadoras que no se han comercializados (unas 220.000 toneladas) como producidos y reciclados. Si se descuentan obtenemos un nivel de reciclaje de alrededor del 54%, por debajo del 60% marcado por la LERE.
  • Papel y cartón (objetivo 60%): Para contabilizar los envases de cartón reciclados se considera que un 40% del contenedor azul son envases cuando en realidad el nivel es mucho más bajo (alrededor del 30%). Una corrección de los datos de reciclaje da un nivel de recuperación del 52%, por debajo del 60% marcado por la LERE.

Respuesta de Ecoembes

En declaraciones a Ambientum.com sobre esta denuncia, Antonio Barrón, director de comunicación de Ecoembes, afirma que “la información que transmiten los países miembros a la UE está regulada por una Decisión de bases y es común para todos los países. En España, debido a la transferencia de competencias, el Ministerio solicita a las Comunidades Autónomas o Administraciones las estadísticas e información recabadas sobre el estado del reciclaje de los envases”.

Además, Barrón ha declarado que “desde Ecoemebes podemos hablar de los datos que nos competen a nosotros sobre la gestión de nuestros residuos, e insistimos en que todos los datos están doblemente auditados (auditoría interna y externa), y como tal están aceptados por el Ministerio de Medio Ambiente con el que colaboramos estrechamente desde hace 14 años, así como con las Comunidades Autónomas”.

Desde Ecoembes se reafirman en la transparencia y disponibilidad de sus datos, ya que “nuestros datos de reciclaje provienen de las propias administraciones locales o autonómicas, que son las que gestionan físicamente la recuperación de envases”, alega Antonio Barrón.

Por último, Barrón explica que “la denuncia dudando de la validez de los datos fomenta el debate para justificar otras alternativas. Nosotros no valoramos la decisión adoptada por estas organizaciones. Muchas de ellas dudarán legítimamente de los datos, pero consideramos importante, por un deber de transparencia, que digan en qué estudios se basan para sus datos, y que fiabilidad tienen”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de