La consejería de Medio Ambiente y Agricultura de la Comunidad Valenciana y la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) son las iniciadoras de este proyecto. Esta “alternativa sostenible” a la quema de los rastrojos o su abandono abarcará el ciclo completo de la paja, desde la recogida en el campo hasta la gestión de sus residuos.

Durante el proceso de tratamiento, se aprovechará el biogás que se genere en las tres plantas con seis digestores cada una, además de los residuos secos que se obtengan. Según la consejería, “este residuo, se llevará a una planta de combustión para quemarlo y convertirlo en energía eléctrica”.

Proyecto innovador

Pese a tratarse de un proyecto totalmente nuevo, las pruebas que se están realizando en Alemania permiten que este muy avanzado. El representante de AVA admite la búsqueda de nuevos inversores al tener el proyecto un alto coste. Con las tres plantas, se podría tratar el 80% de la paja del arroz generada en el parque, lo que serían una 75.000 toneladas anuales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de