Los Verdes de Madrid han propuesto al Gobierno de Esperanza Aguirre que penalice fiscalmente la fabricación de bolsas y láminas de embalaje de plástico, derivados del petróleo, destinando este excedente presupuestario a la creación de fondos para el desarrollo de fábricas de bioplásticos, que cumplan con la norma Standard European Bioplastics EN 13432. Igualmente proponen que se subvencionen las explotaciones agrícolas que proporcionen la materia necesaria para la fabricación del bioplástico, solamente si son de nueva creación y se ubican en las cercanías de las empresas productoras de bioplásticos, con el fin de abaratar costes de transporte.

En estos momentos de crisis y de aumento del paro, la forma ideal de estas empresas, dedicadas al desarrollo sostenible, debería ser la de Cooperativas, que agruparían a trabajadores parados, provenientes de otros sectores, y que deberían recibir la correspondiente formación por parte del Estado, para la consolidación de este tipo de industria. Una industria que proporcionaría un empleo estable, contribuiría a la disminución de CO2 a la atmósfera, reduciría la contaminación del medio ambiente y disminuiría la dependencia de España al petróleo.

La contaminación de las bolsas de plástico

El plástico de las bolsas que usamos en los supermercados y demás establecimientos puede permanecer sin descomponerse hasta 150 años, y las botellas que contienen los refrescos que bebemos, siglos, ya que los microorganismos no tienen mecanismos para atacar el polietileno que las componen.

Actualmente, se puede ver desde el espacio, en el océano pacífico, una gran mancha de contaminación del tamaño de Alemania, que está compuesta principalmente por bolsas de plástico, que terminan depositándose en el mar, contaminando el medio marino y siendo causa de muerte para peces, delfines y tortugas, en cuyos estómagos se han encontrado restos de plástico. Al ir fragmentándose poco a poco, el plástico se va convirtiendo en pequeñas partículas, que son confundidas por alimento por los peces y el plancton, que las ingieren, integrándolas en la cadena alimenticia y, finalmente, llegando también al Hombre. Por tanto, parte de las bolsas que nos dan en los supermercados, terminan en nuestros estómagos.

La alternativa a este problema viene dada por los bioplásticos, que se obtienen del almidón de las patatas, cereales y azúcar. Las bolsas fabricadas con este material son biodegradables, aunque mantienen – y en algunos casos superan – las cualidades del plástico derivado del petróleo. Sin embargo, si cumplen la mencionada norma EN 13432, establecida por la Unión Europea, a los seis meses se han degradado biológicamente, sin aportar ninguna sustancia tóxica al medio ambiente. Y, si se tratan convenientemente antes de ese tiempo, se pueden convertir en compost, que puede ser utilizado para fertilizar cultivos, dedicados al bioplástico, que absorberían el CO2 de la atmósfera, contribuyendo a disminuir el efecto invernadero. Con lo cual, es un producto no contaminante y reciclable al 100%.

Los Verdes de Madrid ponen hincapié en que la creación de esta industria se debe generar desde nuevas superficies de cultivo, situadas al lado de los centros de producción, para que no se entre en competencia con las actuales instalaciones agrícolas dedicadas a la producción alimentaria.

Una iniciativa de Alcampo, incompleta

Por otro lado, Los Verdes de Madrid han feliciado a la empresa ALCAMPO, por su iniciativa de distribuir bolsas de bioplástico, en sus establecimientos, fabricadas con almidón proveniente de la patata. Aunque lamentamos que éstas no sean gratuitas como las de plástico, cuando debería ser al contrario. Para contribuir a la conservación del medio ambiente, sugieren al centro comercial que cobre por las bolsas de plástico y que, con el dinero obtenido, se paguen las bolsas de bioplástico, para poder entregarlas gratuitamente a sus clientes. Otra solución, para frenar la salida de bolsas de plástico, sería cobrar todas las bolsas, pero abaratando el precio de las de bioplástico.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de