Bonig  realizó estas declaraciones en el transcurso de la inauguración del ecoparque de Turís, una instalación que completa la red de ecoparques gestionados por el Consorcio Ribera-Valldigna que aglutina un total de 52 municipios de las comarcas de la Ribera Alta, la Ribera Baja y algunos municipios de la comarca de la Valldigna.

Durante su intervención, la consellera ha destacado la labor realizada por este Consorcio y la predisposición de todos los municipios por poner en marcha esta red de ecoparques al ceder su gestión al Consorcio, que los ha adecuado a la normativa vigente. "Sin duda  se trata de un ejemplo para el resto de zonas de la Comunitat ya que la gestión conjunta supone un ahorro económico y más garantías medioambientales tal y como recoge el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana"destacó Boing.

Los ecoparques son instalaciones destinadas a la recepción y almacenamiento temporal y selectivo de residuos, con la finalidad de facilitar y garantizar una adecuada gestión de los mismos. Estas instalaciones permiten a los ciudadanos depositar sus residuos de forma selectiva, facilitando con ello, las posteriores operaciones de reutilización y valorización de los residuos urbanos.
Bonig destacó "la importancia que este tipo de instalaciones tienen para la correcta gestión de los residuos peligrosos que se generan en los domicilios. Y es que la existencia de estos ecoparques, junto con una correcta concienciación ambiental, evitarán la aparición de vertidos incontrolados de residuos, minimizando el impacto sobre el medio ambiente y ayudando a eliminar vertederos incontrolados".

"Los residuos peligrosos, al contrario de lo que mucha gente cree, no son exclusivos de empresas y de la industria, los ciudadanos generamos residuos como pilas, radiografías o tubos fluorescentes que no son recogidos en el proceso de recogida selectiva y que pueden ser depositados en los ecoparques", continuó Bonig.

"Con este tipo de "puntos limpios" se cubren -explicó la consellera- tres objetivos básicos, el de canalizar la recogida y almacenamiento de los residuos especiales, el de canalizar los residuos procedentes del ámbito doméstico y por último, complementar los sistemas de recogida previstos en el municipio".

Asimismo -significó la consellera- a través de los ecoparques "estamos dotando a los municipios de unas emplazamientos en las que los particulares puedan depositar, de manera gratuita, aquellos residuos que por sus características no son aptos para su eliminación a través de los medios convencionales de recogida de residuos".

"Por lo que la colaboración activa de los ciudadanos es clave para lograr una solución al problema de los residuos, bien minimizando la generación de residuos en casa, bien separando los residuos generados en el hogar para la posterior recogida selectiva o bien, la tercera vía, que es llevarlos a un punto limpio para aquellos residuos que por su especificidad no se recogen selectivamente en los contenedores en la calle", aseguró Bonig.

Ecoparque de Turís

El ecoparque de Turís, que cuenta con una inversión superior a los 364.000 euros, se encuentra situado a un kilómetro del municipio en el polígono industrial 32, partida La Ibesa. Está diseñado en dos niveles, una zona inferior donde se ubican los contenedores grandes y un nivel superior destinado a la zona de acceso de los usuarios.

Para los residuos generados en pequeñas cantidades dispondrá de diversos contenedores pequeños para residuos como tetra-bricks, fluorescentes, textiles, cables, aerosoles, radiografías, medicamentos, plásticos, baterías de coches, pinturas, pilas, aceites, entre otros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de