Los rechazos y residuos de espumas de poliuretano generados en el sector del calzado han aumentado considerablemente en los últimos años. El problema es que, hasta ahora, este tipo de residuos no se reciclan mediante ningún tipo de proceso, ya sea químico o mecánico.

El proyecto RECALZA se propone desarrollar un proceso de reciclado químico de los residuos de espumas de poliuretano generados, para obtener de nuevo el poliol, que es el compuesto de partida en la fabricación de espumas de poliuretano. De esta manera, se conseguiría cerrar el ciclo de vida de las espumas de poliuretano, reduciendo los impactos ambientales del sector del calzado, dando un valor añadido al residuo problema y abaratando los costes de producción de estas espumas y los precios de los productos finales.

En este empeño, CARTIF trabajará con el Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja y dos empresas (Garamaryga y Cauchos Ruiz Alejos) interesadas en dar salida al residuo y encargadas de la fabricación de los nuevos productos (suelas de espumas de poliuretano) mediante el poliol reciclado, adaptando sus características a las necesidades del mercado y de la legislación.

Valorización

La valorización de los residuos de espumas de poliuretano se realiza mediante reciclado químico. Más específicamente una glicólisis (es decir, mediante la acción de un disolvente tipo glicol como agente de despolimerización). De este modo, se obtiene el uno de los productos de partida por los que está formada la espuma, es decir, un poliol.

Con este poliol obtenido, y mediante la adición de aditivos e isocianatos, se ajustará la fórmula para volver a fabricar nuevas espumas de poliuretano, las cuales se usarán para fabricar plantillas para el calzado, quedando de esta manera cerrado el ciclo de vida del residuo de partida y dándole un valor añadido.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de