La mina situada cerca de un pueblo de Salamanca generará residuos de metales y radiactivos

La portavoz del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), Gema Jiménez, destacó que la organización ambientalista envió a la CE un informe en el que denuncia la falta de valoración de los impactos medioambientales sobre las "riberas de los ríos Huebra, Yeltes, Uces y afluentes, y la flora y la fauna" de la mina de uranio.

La no consideración de estos impactos para la aprobación de este proyecto por parte de la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo supone el incumplimiento de la normativa española y europea, ha explicado. Jiménez ha añadido que el estudio científico realizado por la Universidad de Castilla La-Mancha declara la actividad como "altamente destructiva".

Retortillo abre expediente sancionador

Por su parte, el Ayuntamiento de Retortillo abrió hace dos semanas un expediente sancionador a la empresa australiana responsable de la explotación por las obras previas que ha iniciado para la apertura de una mina de uranio, una decisión que será recurrida por la propia empresa.

Fuentes municipales destacan que el expediente sancionador se abrirá por realizar las obras de una carretera y para hacer una balsa de agua sin autorización municipal. Dichas fuentes han asegurado que la semana pasada se recibió un informe de la Comisión Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en el que se advertía de que esas obras no tenían el permiso pertinente.

Desde la empresa australiana Berkeley Energía se argumentó que la licencia ya se había concedido para el inicio de las obras de la futura mina y que estos trabajos de desvío de una carretera y de la balsa de agua no necesitaban un nuevo permiso.

Residuos de metales y radioactivos

La mina generará residuos de metales y radiactivos, pero sus efectos han sido valorados de forma "muy superficial" en la Declaración de Impacto Ambiental de la Junta de Castilla y León, a pesar de ser "graves e irreversibles".

La mina de uranio de Berkeley Energía necesita cuatro permisos, ha explicado Jiménez, de los que actualmente cuenta con el de explotación de la Junta de Castilla y León, y otro del Ministerio de Industria, Energía y Turismo para la planta de tratamiento y almacenamiento del uranio extraído, si bien este último se encuentra recurrido ante la Audiencia Nacional.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de