El principal objetivo de estas ayudas es prestar apoyo técnico y económico a los municipios adheridos al programa Ciudad 21 para asegurar una adecuada gestión de los residuos domésticos que presentan una especial problemática para el medio ambiente y la salud.

Entre las principales acciones subvencionadas se encuentran la adquisición de puntos limpios móviles e instalación de contenedores específicos y la dotación de medios para la recogida de residuos voluminosos, así como el servicio de recogida de material informático y la implantación de servicios de recogida de aceites vegetales usados.

En cuanto a las subvenciones por provincias, Almería ha recibido una inversión de 254.760 euros para nueve municipios adheridos al programa; Cádiz, con 141.670 euros para cinco localidades; Córdoba, 385.236 euros en 15 municipios; Granada, 274.632 euros en 10 localidades; Huelva, 198.668 euros en siete poblaciones; Jaén, 237.015 euros en nueve ciudades; Málaga, 310.604 en 11 localidades, y Sevilla, con unas ayudas por valor de 540.989 para invertir en 19 municipios.

Determinados elementos, conocidos técnicamente como residuos urbanos no clasificables, presentan cierta problemática para el medio ambiente. Estos residuos se generan de forma habitual en los hogares, como aceites vegetales usados, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, acumuladores y baterías, teléfonos móviles, cartuchos de impresión y otros que, por su toxicidad para el medio ambiente o por su capacidad para ser reciclados, no deben ir a parar a las bolsas habituales de basura.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de