La aplicación de nuevas técnicas ha permitido optimizar la reutilización de los diferentes componentes de un turismo, mejorar el reciclado y situar a España como un referente internacional en este sector, puesto que actualmente viene gestionando los vehículos a través de la red de desguaces y plantas fragmentadoras se recupera casi el 87% del peso total de un vehículo, lo que supone estar dos puntos por encima de lo fijado en la normativa europea.

“En España, además de superar el límite que marca la ley, tenemos uno de los sistema más eficientes en la recuperación de vehículos fuera de uso gracias al esfuerzo tecnológico del sector recuperador, ya que logramos que el valor material del coche financie su coste de reciclado. Así evitamos que el proceso repercuta en las finanzas de los ciudadanos”, afirma Alicia García-Franco, Directora General de la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER).

Tomando como referencia un automóvil de diez años de antigüedad, el peso medio de un turismo es de una tonelada y su componente principal es el acero con una aportación del 65% de la masa total, según datos de la Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de los Vehículos Fuera de Uso (Sigrauto), entidad en la que participan Aedra, la FER, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam).

La recuperación de esos 650 kilogramos de acero para la fabricación de nuevos componentes para el automóvil evita por tanto la emisión de 630,5 kilogramos de CO2 a la atmósfera, en una relación de casi un kilogramo de dióxido de carbono emitido por cada kilogramo de acero producido. En el caso de otros componentes como el aluminio, el impacto en el medio ambiente de la fabricación de nuevas piezas es aún mayor, con una emisión de 3,5 kilogramos de CO2 por cada kilogramo producido.

Basándose en estos datos, y teniendo en cuenta que en España se recupera el 87 % de un vehículo fuera de uso, de una tonelada de peso de media y que anualmente se desmatriculan un millón de turismos, las empresas que están presentes en SRR, evitan anualmente la emisión a la atmósfera de 984.840 toneladas de CO2, tanto como el volumen que emiten más de 111.000 españoles en un año.

Entre los retos a abordar a medio plazo figura el objetivo de reducir el porcentaje de residuos de automóvil en vertederos del 13% actual al 5% en 2015.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de