La iniciativa, asegura un portavoz del MARM, “contribuye a sensibilizar a los vecinos sobre la trascendencia de la recogida selectiva para el reciclado de calidad, así como promover la implantación de un método sencillo de tratamiento de la fracción orgánica de los residuos sólidos”.

María Jesús Rodríguez de Sancho, directora general de Calidad y Evaluación Ambiental del MARM afirmó que el proyecto “promoverá la recogida separada de los residuos orgánicos y de jardinería de los hogares, la elaboración de compost y su reciclaje in situ”.

Mayor implicación de los municipios

En el proyecto se han incluido un total de 75 viviendas unifamiliares de 100 m2, dos colegios, tres residencias, dos asociaciones, cinco puntos limpios, una comunidad de vecinos y un restaurante. En todos ellos se establecerán contenedores apropiados para la fabricación de compost para su aplicación como enmienda orgánica.

Los objetivos de esta experiencia, destacó la directora de calidad, son “disminuir la recogida, transporte y tratamiento de los residuos vegetales y obtener un compost que los participantes pueden aplicar en su huerta o jardín”, para mejorar la fertilidad y otras características de los suelos, concluyó.

Desde el Ministerio aseguran que las experiencias sobre compostaje doméstico realizadas entre los años 2004-2008 han sido “muy positivas”, especialmente por  la mayor implicación de las corporaciones municipales y sus técnicos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de