La institución europea afirma además que Italia también contaba con permiso para enviar otras 60.000 toneladas de residuos no peligrosos, de las cuales solo 2.200 fueron enviadas.

Esta nueva información se suma a las evidencias ya disponibles que contradicen las declaraciones del consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, que el pasado martes 12 afirmaba que Andalucía “no recibe residuos peligrosos procedentes de otros países desde de antes de 2009 pues ni en éste año, ni en 2010, ni en lo que llevamos de 2011 se ha autorizado por parte de la Junta de Andalucía traslado alguno al centro para su eliminación en este vertedero de seguridad". Greenpeace ha enviado una carta al consejero en la que le pide explicaciones y que confirme por escrito sus declaraciones a los medios de comunicación.

Con esta respuesta, la Comisión Europea cierra el asunto sobre la confusión de los datos, aunque aclara que aún mantiene abiertos dos asuntos que también figuraban en la queja enviada por Greenpeace. Uno de ellos hace referencia a la actitud de la Junta de Andalucía, que “ignoró” la solicitud de información de Greenpeace sobre la autorización para el traslado de residuos peligrosos, y el otro sobre si el tratamiento que están recibiendo los residuos en las instalaciones de Befesa es el adecuado.

“Con sus contradicciones y evasivas el consejero Díaz Trillo está deteriorando la imagen de la Junta de Andalucía, que de una vez por todas debe aclarar si lo que quiere es  proteger la salud y el medio ambiente de los andaluces o los intereses económicos de unos pocos”, ha declarado Sara del Río, responsable de Contaminación de Greenpeace.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de