El Comité de Medio Ambiente, Sanidad y Seguridad Alimentaria ha votado por mayoría a favor de emplear indicadores para medir el uso de agua, el suelo o los materiales que consume la ciudadanía europea. Esta votación demuestra la necesidad de alejarse del actual indicador de productividad de la Comisión, por no ser efectivo, transparente ni ajustarse a su propósito.

Según Alodia Pérez, responsable del área de recursos naturales y residuos de Amigos de la Tierra: “este es un importante mensaje del Parlamento Europeo. Europa no puede permanecer pasiva ante el sobreconsumo de recursos naturales, ni ignorar los impactos negativos sociales, ambientales y económicos que implica este consumo desmedido”.

A lo largo de la reunión, también se aprobó un informe en el que se solicitan planes para 2014 con el objetivo de eliminar los vertederos y prohibir la incineración de residuos reciclables y compostables para 2020.

De esta manera, los Estados Miembros deberán mejorar sus sistemas actuales de gestión de residuos. Es destacable el caso de España, que solo se recicla un 15% del total de los residuos generados y se desaprovecha más de un 70% que termina en vertederos e incineradoras.

Alodia Pérez señaló que “el apoyo de los parlamentarios a este informe refleja la necesidad que tiene Europa de mejorar la gestión de sus residuos. En este sentido, España deberá aprovechar la experiencia de países con porcentajes de reciclaje mucho más elevados e implantar el sistema de devolución, depósito y retorno, que alcanza un 90% de reciclaje y representa uno de los primeros pasos para favorecer la reutilización”.

La ONG ambiental Amigos de la Tierra solicita a la Comisión Europea que adopte las medidas de eficiencia de recursos naturales de forma inmediata, para establecer objetivos de reducción en el uso de recursos para 2013 y que se cumplan los porcentajes de reutilización y reciclaje de la Directiva Marco de Residuos para 2020. Los objetivos de reducción del uso de recursos naturales son la única manera de asegurar que Europa alcance los beneficios sociales, ambientales y económicos de una Europa sostenible.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de