Nuevas normas europeas en materia de residuos

 

España no tiene capacidad para reciclar todos los residuos que produce y China era el destino de gran parte de los deshechos, debido a la existencia de numerosas fábricas que los compraban como materia prima para hacer productos.

Nueva ley china sobre residuos

Con el objetivo de garantizar la sostenibilidad medioambiental del país, en julio pasado el Gobierno chino anunció esta medida que entró en vigor en enero y que prohíbe la entrada en China de 24 tipos de residuos agrupados en cuatro categorías: plásticos domésticos, papel sin clasificar, varios tipos de escoria de minas y desechos textiles.

“Las restricciones afectan directamente a las empresas españolas exportadoras limitando el tamaño de un mercado que absorbía una cantidad significativa de este tipo de residuos”, explica a EFE el consejero jefe de la Oficina Económica y Comercial de España en Shanghái, Alfonso Noriega.

Según datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), en el año 2016 (el último período completo del que hay datos) se exportaron a China un total de más de 138.000 toneladas de “desechos, desperdicios y recortes de plástico”.

Una de las empresas españolas que realizó exportaciones fue Fosimpe y, según explica a EFE el director de su oficina en Shanghái, Pablo León, la mitad del plástico que gestionaban (unas 25.000/30.000 toneladas) era reciclado en España y la otra mitad era enviado a Asia.

La mayoría (el 70%) a China y el resto a otros países del sudeste asiático, sobre todo a Malasia, Vietnam y Tailandia. Allí es donde están mandando ahora gran parte de lo que exportaban a China, igual que otras empresas del sector, que están buscando otros mercados. En opinión de León, la ley de China ha sido demasiado “rápida” y “restrictiva”. “La ley es más dura que las que hay en algunos países de la Unión Europea o en Estados Unidos”, apunta.

China, agrega, se ha ocupado de vender “una mala imagen” de los materiales extranjeros importados para reciclar, lo llamaban “basura de otros océanos, basura extranjera”, algo que en opinión de León no se ajusta con la realidad.

“Desde que en 2013 China implementó el plan “Valla Verde” se mejoró bastante la calidad de los materiales que estaban entrando en el país y cada vez entraba menos basura”, aseguró, ya que la mayoría era “materia prima para fábricas que hacían producto final en China”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de