La Generalitat no regulará, por ahora, el consumo de las bolsas de plástico en comercios y supermercados. El tripartito logró salir de la polémica que causó una enmienda de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) a los Presupuestos de la Generalitat que obligaba a cobrar por las bolsas en supermercados y comercios. Hasta el lunes, la medida venía avalada por los grupos de izquierdas, pero ayer 3 de diciembre, sólo los ecosocialistas mantuvieron su posición.

ICV quería instar a tomar conciencia del coste económico de las bolsas

ICV quería que, a base de tomar conciencia del coste económico de las bolsas, el cliente las utilizara menos y ayudara de esta forma a la conservación del medio ambiente, una medida que ha funcionado con éxito en varios países. Pero ayer todo cambió y Esquerra Republicana y el Partit dels Socialistes se echaron atrás.

Al saberse sola, Iniciativa dió el visto bueno a una transaccional del tripartito que no renuncia a regular la distribución de bolsas, pero que es mucho más suave que la propuesta inicialmente presentada, que provocó las iras de los pequeños comerciantes.

El acuerdo dice que durante el primer semestre de 2009 “se llevarán a cabo los trabajos para sustituir la distribución gratuita de bolsas de plástico con asas al consumidor final por el sistema más conveniente que, más allá de los acuerdos voluntarios con los distribuidores, asegure una reducción efectiva y sensible del número de bolsas distribuidas”.

Pese a todo, ICV ya se da por satisfecha al haber llevado el debate a la primera línea política y existir el compromiso de limitar la distribución en seis meses. Según la propuesta inicial, la prohibición de regalar bolsas debía ser efectiva en enero.

La enmienda, que se aprobará este mes, establece la creación de una “comisión de trabajo” gubernamental encargada de aprobar medidas antes de seis meses para poner límite a la distribución de bolsas.

La presión de los pequeños comerciantes sobre Huguetm echa para atrás a ERC y PSC

El texto finalmente aprobado en la ley de acompañamiento de los presupuestos catalanes adopta gran parte de las pretensiones de una enmienda que el Departamento de Innovación y Empresa, encabezado por el republicano Josep Huguet, envió al grupo ecosocialista el pasado lunes por la noche. De ella se desprende que serán los departamentos de Medio Ambiente y de Innovación los que coordinarán la comisión de trabajo.

El titular de Innovación recogió la presión de los pequeños comerciantes, preocupados por cómo podría repercutir la medida en sus ventas. Como consecuencia de esta presión, tanto ERC como el PSC decidieron en el último momento no apoyar la idea de Iniciativa. Fuentes de estos partidos coinciden en que no se quiere poner nuevas trabas a los comerciantes en tiempos de crisis.

Ni el PSC ni ERC explicaron su oposición repentina

Pero públicamente ni el PSC ni ERC explicaron ayer por qué ahora se oponen a una medida que la semana pasada apoyaron. Se limitaron a echarle las culpas a la “precipitación” de ICV. La portavoz independentista Anna Simó apuntó que “lo que toca es que, cuando las cosas están maduras, hacerlas, y cuando no lo están, no hacerlas”.

Al desmarcarse de los ecosocialistas, el PSC y ERC dieron satisfacción, al menos en parte, a las demandas de Convergència i Unió (CiU) y el PP. Con todo, el portavoz parlamentario de CiU, Oriol Pujol, acusó ayer a ICV de “hacer la mona”.

Medidas adoptadas en otros países

– Irlanda implantó en 2002 un impuesto de 15 céntimos por bolsa de plástico que en 2007 pasó a ser de 22 céntimos. La recaudación -unos 19 millones de euros al año- financia otras políticas medioambientales.

– Hong Kong aplicó en 2007 una tasa medioambiental similar a la irlandesa que obliga a pagar unos 50 céntimos por cada bolsa.

– Italia y Francia han aprobado la prohibición del uso de bolsas no biodegradables en los supermercados a partir de 2010. Ambos países están pendientes de que la Comisión Europea dé el visto bueno a la iniciativa.

– China prohíbe desde junio la fabricación y la entrega gratuita de las bolsas de plástico de menos de 0,025 milímetros de grosor.

– Las grandes superficies y supermercados de Alemania acordaron hace décadas cobrar por las bolsas de plástico. El precio oscila entre los 5 y los 15 céntimos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de