Las obras premiadas son las siguientes: el primer premio en microrrelatos (hasta cien palabras) en la categoría de adultos ha sido para Javier García, de Estella, con el título "La reencarnación de la lavadora", mientras que Ana Aya, de Pamplona, ha obtenido un áccesit en la misma categoría con "La viaja nevera se marcha". Asimismo, Yolanda Goñi, de Lerate, ha obtenido el primer premio en la categoría de tweets (hasta 140 caracteres) con el hashtag: soyRAEEciclable.

En la categoría juvenil (hasta 18 años), el primer premio ha sido para Gonzalo Martínez, de Tudela, con el relato "Adiós hombre andante"; mientras que Iratxe Flores, de Lacuntza, con la obra "Siempre on"; y Anais Valencia, de Tudela, con "Bonita sonrisa" han obtenido áccesit en esta categoría. La categoría de tweets juvenil ha quedado desierta.

Los premiados han recibido un diploma, una mochila de tela reutilizable con el lema del concurso así como 1.200 euros repartidos en vales entre los ganadores para canjear en los establecimientos colaboradores.

En el concurso participaron un total de 112 microrrelatos y 6 tweets. Además, y ante el interés suscitado en algunos centros educativos, se ha creado la categoría infantil, inicialmente no prevista. Al no estar recogida inicialmente en las bases, la entrega de premios se realizará en los propios centros.

El jurado ha estado compuesto por Alex Fernández Muerza, periodista científico y ambiental, responsable del canal de Medio Ambiente de Eroski Consumer, y colaborador en distintos medios de comunicación; Cristina López Mañero, jefa de gabinete del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local; Javier Asín, director gerente del CRANA; y Patricia Herrero, directora de Operaciones de Ecolum.

En el acto de entrega de premios participó también Rafael Serrano, de Ecolec, en representación de los sistemas sistemas integrados de gestión de residuos, que han participado en la puesta en marcha del concurso y la campaña "Continúa su historia: recicla", en la que se enmarcaba concurso. Cabe recordar que esta campaña está organizada por el Ejecutivo foral, a través del Centro de Recursos Ambientales de Navarra (CRANA), y por los sistemas integrados de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Cuenta con la colaboración de mancomunidades de residuos, la Asociación Navarra de Comerciantes y Distribuidores de Electrodomésticos, y la Federación de Comercios de Navarra.

El Gobierno de Navarra mantiene en la actualidad un convenio con los sistemas de gestión integrados (SIGs) de los RAEE: la Plataforma Europea de Reciclaje; Ecosimelec, Ecofimática y Tragamóvil, Ecolec, Ambilamp, Fundación Ecotic, y Fundación Ecolum. El convenio promueve el desarrollo de sistemas de recogida selectiva de los RAEE con criterios de aceptación social, eficiencia técnica y viabilidad ambiental y económica, para lo que se desarrollan campañas de comunicación y sensibilización.

El concurso ha sido unas de las acciones protagonistas de la campaña "Continúa su historia: recicla", con el objetivo de implicar a la ciudadanía en la recogida de los RAEE (cualquier aparato que funciona con enchufe, pilas o batería). Es importante gestionarlos adecuadamente por su contenido en sustancias tóxicas o contaminantes, y porque gran parte de sus componentes son reciclables.

La campaña ha contado además con la colaboración de 71 comercios, la Asociación Navarra de Comerciantes y Distribuidores de Electrodomésticos, la Federación de Comercio de Navarra, y las mancomunidades de residuos sólidos urbanos.

En Navarra se recogen 3,5 kg de RAEE al año por persona

Los RAEE son los residuos de cualquier aparato que funciona con enchufe, pilas o batería. Es importante gestionarlos adecuadamente por su contenido en sustancias tóxicas o contaminantes y porque gran parte de sus componentes son reciclables. Si no se gestionan bien y se arrojan directamente a vertederos, suponen un problema para el medio ambiente y una pérdida de recursos. Sin embargo, se depositan de forma correcta, se extraen sus elementos contaminantes, y se asegura que vuelven a la vida en forma de cables, piezas o plásticos reciclados.

Según los últimos datos disponibles, correspondientes a 2012, en Navarra se recogieron un total de 3,5 kilos de RAEE por habitante (2.247 toneladas), lo que supuso un descenso del 16,9% respecto a la cantidad recogida en 2011.

Entre las principales causas destacan el contexto de crisis económica y el destino inadecuado de parte de los RAEE, que, o bien se depositan incorrectamente por parte de la ciudadanía, o bien se desvían de los circuitos autorizados de recogida y tratamiento, para su venta. Al mismo tiempo, la venta de este tipo de aparatos descendió un 11,7% en 2012. Los RAEE recogidos por los gestores autorizados se destinaron a la reutilización (4%), el reciclado (76%), valorización energética (8%) y eliminación (12%).

La ciudadanía puede depositar los RAEE en las tiendas donde se adquirió el aparato, a través del servicio de recogida gratuito que ofrecen las mancomunidades (recogida de voluminosos y puntos limpios). En este sentido cabe destacar los puntos limpios disponibles han aumentando considerablemente en los últimos años. En la actualidad se dispone de 24 puntos de recogida repartidos en la geografía foral frente a los nueve que se ofrecían en 2010.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de