Los envases domésticos son un 15-16% de los residuos municipales, por lo que la conciencia medioambiental durante todo el año es clave para una correcta gestión del ciclo de recogida, reciclado y reutilización.
 
Los residentes en la zona norte –Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja– son los más concienciados con el reciclaje durante el verano, donde se reduce un 2% frente al resto del año. Por el contrario, los residentes en la zona centro de España son quienes en mayor medida reconocen aparcar este hábito –un 27% afirma que durante sus vacaciones no recicla–.
 
Hispacoop, junto con la Fundación Eroski y la Plataforma Envase y Sociedad, ha realizado este estudio con objeto de conocer los hábitos de consumo y de reciclado de los envases durante las vacaciones de verano, ante los cambios de residencia y rutina. También pretende sensibilizar a la sociedad sobre la importancia del envase y su gestión sostenible también en vacaciones.
 
De acuerdo con los últimos datos del Plan Piloto de Caracterización de residuos de origen doméstico del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, los envases usados son una fracción de la totalidad de los residuos que generamos en el ámbito domiciliario. La composición de la bolsa-tipo de los residuos domiciliarios tiene un 14% de envases ligeros y un 6,9% de vidrio. 
Más ocio menos conciencia ecológica 
Durante la época estival, tal y como se desprende de la encuesta, el tipo de envase se tiene menos en cuenta en la decisión de compra y factores como la reciclabilidad, muy valorados durante el resto del año, pierden fuerza.
 
Los principales motivos que llevan a disminuir el hábito del reciclado durante el verano son el no disponer de cubos domésticos de separación en el lugar de veraneo (41% de quienes dicen no reciclar lo asegura) o la mayor dificultad para acceder a contenedores (30%).
 
Un 24% de quienes no reciclan reconocen que se les olvida por la falta de costumbre o por pereza ya que los contenedores están lejos.
 
En verano la relajación de la conciencia medioambiental es generalizada, siendo más pronunciada entre los menores de 49 años, el 17% de encuestados de este perfil reconoce que no separa ni recicla, esta cifra asciende al 25% en la población de entre 18 y 39 años.
 
Pese a esta tendencia al “debilitamiento” de la conciencia medioambiental, 7 de cada 10  aseguran que es fácil reciclar en verano y un 82% indica que están lo suficientemente informados sobre la necesidad e importancia de hacerlo también durante las vacaciones.
Entre quienes manifiestan menor conciencia y conducta de reciclado de los envases a lo largo del año, predominan los menores de 39 años –un 8,3%- y los residentes en las zonas de Principado de Asturias y Galicia –el 11% reconoce no reciclar-.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de