Los niveles de mercurio gaseoso en aire registrados en las inmediaciones de la factoría de Asturiana de Zinc (AZSA), en Castrillón, no suponen riesgo para la salud, según se desprende de los resultados de la campaña de medición de mercurio que, por encargo del Principado de Asturias, ha llevado a cabo el área de contaminación atmosférica del Centro Nacional de Sanidad Ambiental (CNSA) del Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad.

Una vez recibida en la Consejería de Fomento la información remitida por este organismo, y analizados los datos en el marco de la normativa y recomendaciones a nivel nacional e internacional sobre mercurio, se puede concluir que los valores recogidos están del orden de cien veces por debajo del valor guía establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o de 30 veces por debajo de lo que aconseja la Agencia Americana de Protección Ambiental (USEPA), que tiene una de las normativas más restrictivas.

Los parámetros registrados se corresponden con niveles existentes en zonas urbanas con presencia de industria.

La consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente pondrá los datos de la campaña de mediciones de mercurio a disposición del público interesado en el portal web del Principado de Asturias a lo largo del lunes 25 de marzo.
 
Resultados campaña y normativa mercurio

La recogida de datos se llevó a cabo desde el día 12 de febrero hasta el 14 de marzo en la estación de calidad del aire del Principado de Asturias situada en el polígono de las Arobias, en la zona industrial de Avilés y cercana a la empresa AZSA.

De acuerdo con la norma y procedimientos acreditados por el Centro Nacional de Sanidad Ambiental, se realizaron 8.676 mediciones (una cada 5 minutos) con las que se calcularon 723 datos de contaminación media horaria, que es la forma en que presenta el informe.

El 81% de las medias horarias se encuentra por debajo de los 5 nanogramos por metro cúbico y casi el 96% por debajo de los 10 nanogramos. La mayor media horaria obtenida ha sido de 41,47 nanogramos.

La legislación española regula el mercurio en el aire mediante el Real Decreto 102/2011, de 22 de junio, aunque sin llegar a establecer un valor objetivo para este contaminante. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece en las Guías de Calidad del Aire para Europa un valor guía de 1000 nanogramos por m3 (1000 ng/m3) de promedio anual de mercurio en aire ambiente. Por otra parte, la Agencia Americana de Protección Ambiental (USEPA) establece una concentración de referencia para el mercurio de 300 nanogramos por metro cúbico (300 ng/m3) para exposición en áreas residenciales.

El máximo recomendado para exposición laboral en España es de 20.000 nanogramos por metro cúbico (20.000 ng/m3).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de