La producción de residuos en el área metropolitana de Barcelona aumentó un 1,54 por ciento durante el año 2007, mientras que disminuyó el consumo de agua en la zona hasta los 113,79 litros por habitante y día, una tendencia a la baja que continuó en el primer semestre de 2008 hasta los 109 litros, según datos de la Entidad del Medio Ambiente (EMA).

Las cifras mostraron que el año pasado se generaron 1,46 kilos de residuos diarios por cada habitante, una cifra por debajo de la media de Catalunya que se sitúa en 1,64 kilos por habitante y día. El área metropolitana de Barcelona cuenta con 33 municipios y más de tres millones de habitantes.

Según el presidente de la EMA, Francesc Narváez, este es "el único dato negativo" del balance de los datos ambientales del 2007 que la institución dio a conocer hoy. El aumento de la producción de residuos se debe, según Narváez, "a un aumento del consumo". Por el contrario, la EMA calcula que en los primeros seis meses de este año el volumen de residuos se ha reducido en un 4 por ciento, lo que se podría deber al descenso del consumo derivado de la situación económica.

Por lo que se refiere a la recogida selectiva, durante el 2007 se produjeron aumentos significativos en todos los apartados: vidrio (12,32 por ciento más), papel y cartón (10,5 por ciento), envases (21,31 por ciento) y materia orgánica (10 por ciento). También aumentaron las visitas a las plantas municipales de recogida de residuos (un 31 por ciento) y el volumen de residuos que recogieron (13,5 por ciento).

El aumento de la recogida selectiva ha supuesto "evitar la emisión de 111 toneladas de CO2 a la atmosfera", según Narváez. El volumen de papel recuperado es equivalente a la materia prima que producen un millón de árboles.

Narváez explicó que para reducir el volumen de residuos es necesaria "una ley de minimización de envases porque a menudo vemos grandes envases que contienen pequeños productos".

Descenso del consumo de agua

En cuanto al consumo de agua, durante el año 2007 los ciudadanos del área metropolitana de Barcelona consumieron 113,79 litros por habitante. "Esta cifra nos sitúa muy por debajo de otras áreas metropolitanas europeas de similares características y muestra el alto grado de concienciación de la ciudadanía".

El descenso en el consumo de agua se produjo en unos momentos en los que la alerta por la sequía no era tan fuerte como a principios de este año y todavía no se habían producido restricciones. Según datos de la EMA, en los primeros seis meses de 2008 el consumo de agua bajó hasta los 109 litros por habitante.

Por municipios, el consumo de agua por habitante descendió en 2007 en 29 de los 33 municipios del área metropolitana. Los mayores descensos se produjeron en Castellbisbal, Santa Coloma de Cervelló y Torrelles de Llobregat.

En cuanto a la procedencia del agua, el uso de agua freática por parte de los ayuntamientos a causa de la escasez de recursos hídricos alcanzó la cifra de 1,4 millones de metros cúbicos, el doble que en el año 2003. Los principales usos del agua freática son el riego de parques y jardines y la limpieza viaria.

Durante la presentación de estos datos, la EMA también informó que durante el periodo de restricciones por la sequía se cursaron un total de 24 denuncias contra personas que hicieron un uso indebido del agua potable para regar jardines, limpiar coches o llenar piscinas. De éstas denuncias, ocho derivaron en un expediente sancionador con multas de hasta 300 euros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de