Este incidente no ha tenido repercusión para los trabajadores de la instalación, para el público, ni para el medio ambiente.

El pasado 9 de mayo, la instalación Siderúrgica Sevillana S.A. (Alcalá de Guadaira, Sevilla) detectó presencia de alto nivel de radiactividad, al pasar por su pórtico de entrada un camión cargado de chatarra procedente de Kenitra (Marruecos). Esta chatarra fue transportada hasta el puerto de Sevilla en barco y desde éste a la instalación por carretera.

La instalación se encuentra adscrita al Protocolo de Colaboración sobre la Vigilancia Radiológica en los Materiales Metálicos desde el año 2000, en el cual se establecen las medidas que se deben adoptar ante la presencia de radiación, así como los criterios de notificación a las autoridades nacionales.

Ante el hecho descrito, como en ocasiones anteriores en las que la instalación ha detectado radiactividad, de inmediato informó del mismo al CSN.

Entre las medidas adoptadas, el personal de la instalación inmovilizó el camión en un lugar aislado del tránsito de personas hasta la llegada de personal de la Unidad Técnica de Protección Radiológica (UTPR) de Proinsa, encargado de encontrar la fuente y caracterizarla radiológicamente.

Una vez personado en la instalación al día siguiente, se realizaron controles radiológicos iniciales en los que no se detectó presencia de radiación ni en la cabina del conductor del camión, ni en todo el perímetro del mismo, excepto un ligero incremento en una zona pequeña de la parte trasera.

En dicha zona, se encontró un dispositivo de 13 centímetros de longitud, 13 de altura y 13 de fondo, con un peso aproximado de 20 kilogramos, que sirve para el control de procesos industriales. Estaba en mal estado, tenía el obturador abierto y carecía de placas identificativas. En su interior había una fuente radiactiva que la UTPR determinó que era Cesio-137, con una actividad estimada de 100 Gigabequerelios.

Con el objetivo de garantizar la protección de los trabajadores de la instalación y del público, la UTPR introdujo la fuente en un lugar sin tránsito de personas y en condiciones de seguridad dentro de la instalación, a la espera de transferirla a la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

Ayer, 28 de mayo, el CSN recibió el informe de caracterización preceptivo y, tras evaluarlo, determinó que el suceso es de Nivel 2 (correspondiente a "incidente") en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES), debido a que la fuente está considerada de Categoría 3 de acuerdo con la clasificación de fuentes del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y a la ausencia de elementos eficaces de seguridad (blindaje oxidado, obturador abierto y falta de placas identificativas).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de