La gestión de este tipo de residuos es dificultosa debido a que son de diferentes tipologías y, generalmente, se depositan en pequeñas cantidades. Para garantizar a los entes locales una estabilidad económica, territorial y de calidad, la ARC y las entidades municipales Asociación Catalana de Municipios y Comarcas y la Federación Catalana de Municipios firmaron un convenio en julio de este año para gestionar conjuntamente estos residuos.
 
Hasta ahora, la ARC prestaba este servicio a través de una única empresa. Ahora, sin embargo, la gestión será coordinada y diversificada a través de diferentes empresas con el objetivo de ganar calidad y distribución territorial. Es decir, una vez designadas las empresas, los entes locales podrán establecer contrataciones para llevar a cabo la gestión de estos residuos, asumiendo los costes que, posteriormente, les serán compensados a través del retorno del canon de residuos municipales.
 
A fecha de hoy en Cataluña hay 358 puntos limpios en funcionamiento. Algunos de ellos, por sus dimensiones, no pueden acumular cantidades importantes de residuos. Esto hace que estos restos de pinturas, barnices, disolventes y otros residuos especiales en pequeñas cantidades se trasladen a puntos más grandes que hacen de base. Por este motivo el número de puntos limpios en las que se debería dar este servicio sería de unos 330.
 
La prestación de este servicio, que se convoca a través de este concurso y para una vigencia de 2 años, tiene un valor económico estimado de 8.000.000 de euros y representará también un importante impulso para el sector privado de gestión de residuos, así como para la creación de puestos de trabajo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de