La iniciativa, que ha beneficiado a una población de 905.606 habitantes, ha permitido la regeneración de 1,08 millones de metros cuadrados de terrenos, afectados por estos vertidos incontrolados de basuras y escombros.

Los trabajos de eliminación de basuras han incluido el saneamiento y la regeneración ambiental de toda la superficie afectada, sobre la que se ha dispuesto una capa de tierra vegetal con especies autóctonas de rápido crecimiento.

Por provincias, Jaén cuenta con siete vertederos de residuos urbanos sellados y 3.450.355 metros cuadrados de terrenos regenerados; Granada, con cuatro y  4.154.266 metros cuadrados; Sevilla, con tres y 2.980.438 metros; Almería, con tres y 1.332.035 metros; Cádiz, con uno y 2.384.037 metros; y Córdoba, con uno y 52.520 metros cuadrados de superficie de terrenos regenerados.

Desgasificación de vertederos

Junto al sellado de estos vertederos incontrolados, la Consejería de Medio Ambiente ha llevado a cabo una serie de actuaciones para la desgasificación de los vertederos de Alcalá del Río (Sevilla), Miramundo (Cádiz), y los de Linares y Jaén. Esta iniciativa, que ha supuesto una inversión de 7,47 millones de euros, tiene como objetivo aprovechar el biogás de vertedero como energía eléctrica.

La eliminación de residuos urbanos en vertederos constituye una actividad que genera emisiones de gases de efecto invernadero originados por la descomposición de la materia orgánica en condiciones anaeróbicas. En este sentido, hay que resaltar la importancia del biogás de vertedero en el efecto invernadero, que contribuye al calentamiento global del planeta.

El biogás se compone de metano, dióxido de carbono, hidrógeno, nitrógeno y ácido sulfhídrico, así como de otros gases en menor proporción, que se liberan durante el proceso de fermentación anaerobia de residuos orgánicos y que se puede emplear como fuente energética.

Plan Director de Gestión de Residuos

En la actualidad, Andalucía cuenta con un nuevo Plan Director Territorial de Gestión de Residuos no Peligrosos (2010-2019), que sustituye al vigente desde 1999. Esta nueva planificación prevé unas inversiones de 2.184 millones de euros para construcción y mejora de instalaciones, así como para alcanzar en la comunidad autónoma el objetivo de las denominadas “tres R” (reducir la producción, reciclar lo recogido y reutilizar y revalorizar el resto). Los distintos proyectos incluidos en este documento supondrán la generación de 8.571 empleos, de los que 6.273 corresponden a los próximos diez años y el resto a la fase de explotación de las infraestructuras que se construirán.

Como consecuencia de los planes de gestión desarrollados, Andalucía ha pasado del 36,9% al 58,5% de tratamiento de sus residuos domiciliarios no peligrosos, en las denominadas plantas de recuperación y compostaje, donde se obtienen abonos a partir de la fracción de materia orgánica y también se aprovecha el biogás para la generación de energía. El 34,6% restante se deposita directamente en vertederos, mientras que el 6,9% se recoge selectivamente con destino a su reciclaje.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de