En un apunte en su blog, recogido por Europa Press, los vecinos claman este jueves contra el "peligro" que supone que los residuos sigan en un recinto sin ningún tipo de vigilancia, pese a que la Generalitat ya abrió a finales de 2007 un proceso sancionador contra los propietarios de la empresa y los tribunales están investigando los hechos.

La plataforma precisa que, a pesar de que la Agencia Catalana de Residuos haya denunciado estos hechos ante la Fiscalía de Medio Ambiente, y a pesar de que el Ayuntamiento de la localidad haya promovido el inventariado y catálogo de los productos que permanecen en el lugar, las iniciativas tomadas hasta la fecha "se han mostrado totalmente ineficaces".

Por ello, los vecinos se muestran "altamente preocupados" por los efectos que estas sustancias puedan provocar en su salud y por la contaminación que esto haya podido producir en el entorno natural y en los acuíferos de la zona.

El PSC presentó a finales de enero en el Parlament una pregunta escrita al Govern sobre la posibilidad de que los terrenos se declaren suelo contaminado, algo que rechazó el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, al entender que esa situación "no corresponde" a la empresa Massó i Carol.

En la respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, Recoder recuerda que el Ayuntamiento de la localidad conoce la problemática y dispone de la información necesaria para cambiar los usos del suelo, si bien precisa que el consistorio ha concedido a una empresa constructora una licencia de obras condicionada a la identificación, recogida y transporte de los residuos sobre el terreno.

De hecho, Recoder esgrime que si se declarara el suelo como contaminado, los actuales derechos de construcción podrían ser incompatibles con las medidas de limpieza y recuperación del terreno que se establezcan.

Asimismo, el Govern recuerda que ya en 2009 la Agencia Catalana del Agua (ACA) pidió a la empresa un estudio del subsuelo y, a pesar de haber propuesta diferentes alternativas de actuación, Massó i Carol ha seguido practicando una "desobediencia reiterada".

Por ello, la Generalitat inició los litigios para que sean los antiguos propietarios los que se encarguen de la limpieza del lugar, y se mantiene a la espera de que finalice la retirada de residuos y el estudio de riesgo que permitiría, si fuera necesario, la declaración de suelo contaminado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de