Cuando se puso en marcha este programa se establecieron tres objetivos principales: reducir la emisión de gases de efecto invernadero debida a la actividad del parque y en general disminuir la contribución del parque a las causas del cambio climático, ser un referente en la lucha efectiva contra el cambio climático y servir como vector de sensibilización en este sentido y potenciar el uso de los recursos locales para la generación de energía limpia, libre de CO2 y contribuir con ello a la creación de empleo y actividad económica. La inversión prevista en este programa  durante el periodo 2009-2011 asciende a 4 millones de euros.

Este plan de actuaciones establece cuatro grandes áreas de actuación: investigación y estudio sobre la relación entre los ecosistemas, sus valores naturales, los usos tradicionales y el cambio climático; información y sensibilización de la población local y los visitantes sobre el cambio climático y las acciones puestas en marcha para mitigarlo; fomento del uso de las energías renovables poniendo en valor los recursos energéticos locales, especialmente la biomasa; y, por último,  fomento de la mejora de las instalaciones y edificios públicos para la reducción de consumos energéticos.

En cuanto a las áreas de investigación y estudio se han desarrollado tres grandes proyectos. El proyecto CALIBRE estudia la incidencia del cambio climático en las zonas húmedas, y analiza los sedimentos en el Lago de Sanabria. Proyecto desarrollado con el Instituto Pirenaico de Ecología (CSIC).

Por otro lado también se ha desarrollado, el proyecto CLIMA DAT, (Red de Estaciones de Medición del Clima de LA CAIXA ), y contará en 2011 con una o dos estaciones en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León.

Y por último, se ha realizado un estudio de las aplicaciones domóticas para el control y reducción de consumos energéticos en edificios públicos, denominado LIFE DOMOTIC.

Uso de las energías "verdes"

El fomento del uso de las energías renovables, especialmente de la biomasa forestal, se ha traducido en la implantación de 10 calderas de biomasa. Otro de los sistemas aplicados para la lucha contra el cambio climático, ha sido la dotación de estufas de pellet, de las que ya se han instalado 3 a lo largo del 2010 y se han previsto 14 más en centros y equipamientos de uso público de la Comunidad, lo que supone que el 67% de los centros gestionados por la Fundación Patrimonio Natural disponen de energía térmica mediante biomasa.

Además de la importante reducción de emisiones de CO2 a la atmosfera, el fomento del uso de las energías "verdes" favorece el mantenimiento del empleo en el medio rural y supone una mejora significativa en el mantenimiento de los bosques de Castilla y León.

Reducción consumo energético

Con las mejoras llevadas a cabo en las instalaciones de alumbrado público en 2010 en las poblaciones que se encuentran dentro de los espacios naturales se han cumplido los siguientes objetivos: reducción del consumo energético a través de equipos más eficientes equipados con regulador de flujo, reducción de la contaminación lumínica en zonas sensibles, mejora de la estética de los municipios y mejora de la iluminación sobre la calzada reduciendo la luz intrusa en viviendas, evitar afecciones negativas a la fauna y al paisaje.

Una de las primeras intervenciones planteadas dentro del Programa de lucha contra el cambio climático en los espacios naturales ha sido la renovación del alumbrado público exterior de sus núcleos de población. El alumbrado público, además de significar un elevado consumo energético, contribuye indirectamente a ocasionar problemas ambientales como la contaminación atmosférica y el cambio climático o de forma más directa la contaminación lumínica.

La importancia de las instalaciones de alumbrado público es tal, que en algunos municipios supone hasta el 80% de la energía eléctrica consumida y hasta el 60% de la partida presupuestaria de los consumos energéticos del ayuntamiento. Es fundamental, por todo ello, buscar la forma más eficiente, adecuada y segura de iluminar las calles de los pueblos algo que está redundando en la mejora de la calidad de vida de los habitantes de estas localidades.

Con una inversión de 1.000.000 euros, más de 15.000 habitantes de 95 núcleos de población (77 municipios) se han beneficiado de las mejoras desarrolladas en su alumbrado público en 2010. El programa ha realizado auditorias energéticas en 178 núcleos de población (140 municipios) en 10 espacios naturales. Del total de localidad auditadas, se consideró necesario mejorar el alumbrado en 95 de ellas, lo que se ha traducido en un ahorro energético de más de 330.000 kw/hora/año y se han reducido las emisiones de CO2 en 132 tm/año. En total se han sustituido 2.186 puntos de luz.

Como ejemplo, en la localidad burgalesa de Oña, ubicada en el Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil, se han llevado a cabo en 2010 inversiones para la mejora del alumbrado público por importe de 26.000 euros que ha supuesto un porcentaje medio de ahorro del 32%.Se han sustituido 58 puntos de luz, lo que significa un ahorro energético anual de 10.180 kw/h y una reducción de las emisiones de CO2 de 4 Tm/año. En 20 localidades de Picos de Europa se han invertido en 2010 un total de 180.500 euros, lo que se ha traducido en un ahorro energético medio del 57% y 110.000kw/h. Las emisiones de CO2 se han reducido en 44 tm/año y se han sustituido 432 puntos de luz.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de