El director general de Prevención y Extinción de Incendios, Ramon Parés, ha explicado a los medios de comunicación que la situación ha mejorado y que el fuego está estabilizado, que es la fase previa a la de control.

Según Parés, la lluvia que cayó la madrugada de este lunes fue suficiente para producir un efecto retardante en el fuego, que ha quemado 111,67 hectáreas de los términos municipales de Vallirana, Torrelles de Llobregat y Cervelló.

Los bomberos mantienen la orden de confinamiento a los vecinos de varias urbanizaciones cercanas al incendio, pero la medida se podría levantar a partir de las 10 de la mañana una vez se haya efectuado el relevo de los efectivos que hay sobre el terreno, donde también están actuando helicópteros que están remojando la zona afectada.

Según Ramon Parés, el fuego no ha afectado a ninguna vivienda aunque sí ha quemado jardines, vallas y alguna persiana de plástico; los 150 vecinos de la zona que habían sido desalojados podrán regresar a sus hogares a lo largo de la mañana.

El director general de Prevención y Extinción de Incendios ha pedido a la ciudadanía mucha prudencia para evitar que se produzcan incendios forestales en esta época del año en la que hay altas temperaturas.

En cuanto a las causas del incendio de Vallirana, se ha remitido a la investigación que hará el Cuerpo de Agentes Rurales.

Las previsiones meteorológicas apuntan a que en las horas centrales de este lunes entrará viento seco, y a partir de las 17 horas podría soplar marinada, que ayudaría a las labores de Bomberos ya que haría incrementar la humedad relativa en la zona.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de