En 2008, una veintena de asociaciones ecologistas europeas apoyaron  una campaña de Ecologistas en Acción y pidieron a la Comisión Europea que continuara  con el procedimiento de infracción ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas para paralizar las obras del desdoblamiento de la M-501.

Tres años después de finalizar los trabajos, el consejero de Transportes e Infraestructuras, Antonio Beteta, ha destacado que "como siempre defendió la Comunidad de Madrid, la duplicación de esta carretera era un proyecto totalmente necesario que permitiría salvar vidas y, al mismo tiempo, contribuiría a preservar el medio ambiente".

Como ejemplo de los buenos resultados alcanzados, Antonio Beteta recordó que en estos años no se ha producido ningún accidente mortal en esta carretera, que antes de las obras registraba una media de entre tres y cuatro fallecidos cada año. Pero además de los logros en materia de seguridad vial, el seguimiento realizado desde el Gobierno regional para comprobar los resultados de las medidas medioambientales incluidas en las obras también refleja el éxito en esta materia.

En cuanto al entorno en el que se ha construido este polémico proyecto, la asociación Globalízate, fue la última de una larga lista que se movilizó contra el hecho de que la futura autovía atraviese una Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) y LIC (Lugar de Interés Comunitario) refugio de especies emblemáticas de la fauna ibérica como el águila imperial, el buitre negro o el búho real.

Evitar atropellos

Ante las críticas, el consejero mostró un video que recoge una selección de grabaciones realizadas en tres de los pasos de fauna que fueron construidos como parte del conjunto de las medidas ambientales incluidas en este proyecto. Las grabaciones muestran el paso constante de diferentes especies de animales por estas infraestructuras, lo que refleja que se han habituado a utilizarlos para cruzar de un lado a otro de la carretera.

Y desde la Comunidad aseguran que "de esta forma pueden continuar realizando sus desplazamientos habituales sin invadir la calzada, reduciendo las muertes de animales por atropello y el riesgo de accidente para los conductores derivado de ellos".

Para la grabación, se han elegido tres puntos en los que se habían detectado indicios del paso de animales. Concretamente, se ha instalado una cámara en el paso de fauna superior del kilómetro 28, en uno de los 43 pasos inferiores dispuestos a lo largo de la carretera y ubicado en el mismo punto kilométrico, así como en el viaducto sobre Arroyo Palomero.

Y entre las especies captadas por estas imágenes, se encuentran el jabalí, el gamo, el zorro, el gato común, el tejón, la gineta, la garduña, el conejo, la ardilla, la perdiz, la paloma torcaz, el mirló y el ratón.

No está de más recordar que el Gobierno regional destinó casi 20 millones de euros a estas medidas, un 25% del presupuesto de la duplicación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de