La tala de árboles y de especies vegetales en la selva del Amazonas para transformarlas en tierras de cultivo no mejora la calidad de vida de los indígenas que las han de explotar. Esta es la conclusión de un exhaustivo estudio dirigido por la investigadora Ana Rodríguez, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, en 286 municipios de la zona.

Por Eva San Martín
esanmartin@ambientum.com

El estudio, que se publica en la prestigiosa revista Science afirma que en las poblaciones que se han talado masas selváticas para ser ocupadas por tierras de siembra, el nivel de vida de las poblaciones locales, aunque en un primer momento nota una ligera mejoría causada por un acceso mayor a otros recursos económicos, al cabo de un tiempo, se estabiliza y decrece hasta la situación inicial.

Algunas explicaciones

La explicación podría encontrarse en que las talas no vienen acompañadas de mejoras notables de las infraestructuras de la zona, ni de programas que impulsen el aprovechamiento de los nuevos recursos por parte de los indígenas.

Reserva tropical

El Amazonas reserva el 40% de la selva tropical que aún queda en el Planeta. Sin embargo, actuaciones como la deforestación de grandes extensiones de terreno, en parte para el avance de las tierras de cultivo y el aprovechamiento maderero de sus especies están poniendo en grave riesgo el mantenimiento de este pulmón verde planetario. Los expertos calculan que desde 2000 se han talado más de 155.000 kilómetros cuadrados de selva en Brasil. Cada año se pierden cerca de 1,8 millones de hectáreas de selva.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de