El cambio de legislación anunciado hoy por el ministro llega después de años de denuncias de Ecologistas en Acción, ante la peligrosa actividad de las gasolineras flotantes en la que los intereses económicos, tanto en Gibraltar como en España, se han impuesto sobre la protección del Medio Ambiente.

“Desde el año 2.000, Ducar, en cuanto al negocio de bunkering se refiere, ha centrado su actividad en la logística, prestando servicios de almacenamiento y suministros a barcos para productos de terceros”. Así puede leerse en la página web de la petrolífera en la que el ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha reconocido tener participaciones. Si bien el ministro asegura que la compañía no hace bunkering y solo almacena combustible, la presentación de la empresa apunta hacia lo contrario. Desde Ecologistas en Acción se recuerda que toda la cadena de actividades asociadas a este negocio, desde el almacenamiento en tierra hasta el repostaje barco a barco, es altamente peligrosa ante el riesgo de vertidos de hidrocarburos al mar.

“Durante la mayor parte de su existencia Ducar ha estado tanto en la logística como en la comercialización del bunkering”, se explica en la web de la empresa. “Su primera instalación, Ducar I, que da servicio en el muelle de Levante, con 83.400 m3 de capacidad actualmente, permitió desde un principio competir en el creciente mercado de combustible para barcos en el área del estrecho de Gibraltar”, detalla también la página en el apartado dedicado a la historia de la empresa. Resulta paradójico que la  empresa exponga así sus actividades y el espacio geográfico en las que se desarrollan, mientras que el ministro Cañete trata de disociar el almacenamiento de combustible del bunkering. Y más aún cuando existen indicios de que Ducar SL se ha abastecido de combustible para sus almacenes en Ceuta a partir de gasolineras flotantes de Gibraltar.

Ecologistas en Acción lleva años denunciando la actividad de las gasolineras flotantes por el incumplimiento del ZEC (Zona de Especial Conservación) del Estrecho de Gibraltar. El anuncio del ministro de una propuesta de modificación de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad y poder considerar como “infracción grave la prestación del servicio de suministro de combustible mediante el sistema de fondeo permanente que ofrecen las denominadas gasolineras flotantes”, llega en un momento en el que las tensiones políticas parecen instrumentalizar el Medio Ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de