Un centenar de platos y vasos vacíos en manos de un pelotón ciclista hambriento. Con esta imagen Ecologistas en Acción ha querido visibilizar la utilización todos los años de millones de toneladas de alimentos para la fabricación de agrocombustibles. El lugar elegido, el Valle y Puerto de Escombreras en Cartagena, reúne varias instalaciones industriales relacionadas con la fabricación de estos combustibles considerados "nada ecológicos" por la organización ecologista, al "tener en cuenta los diferentes impactos socioambientales de su fabricación y consumo, como son acaparamientos de tierras en los países del Sur donde se producen mayoritariamente sus materias primas, competencia por los alimentos y encarecimiento de éstos, deforestación o más cambio climático".

En el Valle de Escombreras se sitúan, además de la refinería de Repsol, dos fábricas de agrocombustibles, así como Moyresa, una filial del gigante transnacional de la importación de granos básicos y oleaginosas Bunge. En concreto, Abengoa Bionergía, mayor fabricante europeo de agrocombustibles, posee una fábrica de bioetanol en frente de la cual se desarrollo este peculiar almuerzo sin alimentos. La fábrica tiene capacidad para procesar 300.000 toneladas de cereal en un año. A su vez, la petrolera italiana SARAS tiene una fábrica de biodiesel con capacidad para procesar más de 200.000 toneladas de aceites de palma, soja o colza anuales.

"Los alimentos no están en nuestros platos, ni en los de millones de personas de países del sur, porque se están destinando a fabricar agrocombustibles y otros productos industriales que nada tienen que ver con la alimentación", explicó Abel Esteban de Ecologistas en Acción, "con esta acción queremos solidarizarnos con los campesinos africanos que son expulsados de sus tierras para la instalación de monocultivos de palma o jatropha, con las madres argentinas que luchan contra las fumigaciones tóxicas de los campos de soja que lindan con sus comunidades, o con las familias con serias dificultades para comprar alimentos cuando la especulación en los mercados internacionales dispara recurrentemente sus precios".

La organización ecologista denuncia la casi total dependencia del mercado español de agrocombustibles de materias alimentarias (un 94% en 2011), en su mayor parte importadas (más de un 91% de total). Destacan el aceite de soja argentina, origen de más de un 51% del biodiesel vendido en el Estado español y el aceite de palma indonesio, con un 40% del biodiesel. En cuanto al bioetanol, un 70% se fabricó a partir de cereales producidos entre otros en España, EE UU o Ucrania, y un 25% a partir de caña de azúcar brasileña. "Este escenario es en la actualidad aún más preocupante desde que el Gobierno español suspendió a principios de año los criterios de sostenibilidad que los productores de agrocombustibles deberían cumplir de acuerdo con la normativa comunitaria", denuncia Esteban.

"No solo estamos denunciando el uso de alimentos para los coches", explica Ana Fernández, una de las coordinadoras de la Ecomarcha. "Este pelotón ciclista visibiliza en sí mismo una de las claves para un sistema de transporte realmente sostenible: la apuesta por los medios de transporte no motorizados en las distancias cortas, o en los tiempos de ocio".

Para Ecologistas en Acción un sistema de transporte sostenible, que reduzca sustancialmente sus emisiones de gases de efecto invernadero y sus impactos en el territorio, solo será posible si se reducen radicalmente los consumos energéticos, y eso pasa por priorizar el transporte colectivo, público y electrificado siempre que sea posible, reducir las distancias que necesitamos recorrer o apostar por tecnologías más eficientes.

La Ecomarcha recorrerá la costa murciana hasta el 16 de julio, para continuar por la provincia de Alicante y terminar el 28 de julio en Villar de Cañas (Cuenca).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de