El pasado viernes se publico en el BOE la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) negativa para la campaña de búsqueda de gas y petróleo en la costa de Andalucía, frente a Málaga y Granada. WWF aplaude esta decisión y recuerda que se opuso a ellas frontalmente por afectar a espacios de gran riqueza, como el Parque Natural del Estrecho, y a especies amenazadas, como cetáceos y tortugas marinas. Estos impactos sobre la biodiversidad son los que se han alegado en la DIA para rechazar los permisos, que fueron muy contestados por la Junta de Andalucía desde el principio debido a defectos en la tramitación, falta de estudios, etc.

Según José Luis García Varas, “En WWF esperamos que este dictamen sea el preludio de la paralización de las prospecciones en Baleares y en otros puntos de nuestro país”. Y añade: “Esta DIA negativa reafirma la preocupación de nuestra organización por lo que está sucediendo ahora mismo en Canarias, donde se está poniendo en peligro un corredor de importancia estratégica a escala mundial para los cetáceos igual que ocurría en el proyecto que se ha retirado”.WWF ya alertó a principios de año de que se estaban multiplicando los frentes en nuestro litoral, con un goteo continuo de nuevos proyectos de búsqueda de hidrocarburos. La organización presentó un informe destacando la urgente necesidad de realizar una Evaluación Ambiental Estratégica de todos los proyectos petroleros en los mares de nuestro país. Cabe recordar que un 12% de nuestra superficie marina está amenazada por la búsqueda de gas y petróleo. 

En estos momentos, WWF tiene en marcha una recogida de firmas online dirigida al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para que detenga las prospecciones de petróleo en Canarias y promueva la creación de un Santuario de ballenas y delfines. Su principal objetivo es lograr que se prohíba en aguas próximas a Lanzarote y Fuerteventura la búsqueda de petróleo, las maniobras militares navales, al tiempo que se regula el tráfico marítimo para evitar colisiones con los cetáceos. 

 De hecho, WWF reclama la paralización de todos los planes de búsqueda de hidrocarburos en aguas españolas, un claro ejemplo de la amenaza que supone para nuestro planeta seguir apostando por las energías sucias. La organización demanda un cambio de rumbo hacia un nuevo modelo energético basado en las energías limpias, que acabe con nuestra dependencia de los combustibles fósiles, y no ponga en riesgo el futuro de nuestros mares y nuestro planeta.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de