HidroAysén reaccionó al anuncio de la agenda de energía presentada la semana pasada por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, y emitió ayer una declaración pública en la que dice compartir las metas y objetivos de ésta, pero también sugiere que no avanzarán en el proyecto sino hasta el próximo año, cuando tengan más certeza de las definiciones de las nuevas autoridades.

Esto porque uno de los puntos de la agenda del gobierno señala que buscan “desarrollar al año 2015 una Política Energética, de largo plazo, validada por la sociedad chilena, mediante un proceso participativo y regional”. Iniciativa que también plantea que es necesario llevar a cabo un proceso de planificación territorial energética para el desarrollo hidroeléctrico futuro, el que partirá desde un mapeo y análisis de cuencas, basado en criterios técnicos hidrológicos y geológicos, ambientales, económicos y socioculturales.

A raíz de ello, HidroAysén informó que “aguardará los tiempos e instancias necesarias para alcanzar dicho fin. La compañía confía que esta decisión facilite una discusión constructiva sobre los recursos energéticos que el país necesita desarrollar, en el contexto de los referidos procesos”, consignó el documento.

Un segundo punto advierte que -en los plazos previstos-, la compañía se ha hecho parte del proceso de invalidación iniciado por el actual Comité de Ministros sobre las decisiones asociadas a la Resolución de Calificación Ambiental de HidroAysén (“RCA”) adoptadas por el Comité de la administración anterior en su sesión del 30 de enero de 2014.

Finalmente, la firma señala que siempre ha asumido que está impulsando un proyecto de “largo aliento” que involucra varias etapas de desarrollo. “En este sentido, se considera necesario recalcar que la referida RCA, así como los derechos de aprovechamiento de aguas, concesiones, solicitudes, estudios, ingeniería, autorizaciones e inmuebles, entre otros, son activos adquiridos y desarrollados por la Compañía durante los últimos ocho años al amparo de la institucionalidad vigente y conforme a los más altos estándares internacionales técnicos y ambientales, y que representan, por tanto, elementos necesarios y valiosos para el desarrollo del potencial hidroeléctrico de los ríos Baker y Pascua de la región de Aysén”, sentenció.

Actividad reducida


Según trascendió, la paralización de la actividad del proyecto comprende el cese de la búsqueda de las alternativas de trasporte de energía, así como la elaboración de estudios adicionales y la obtención de permisos sectoriales posteriores a la obtención de la RCA.

Por el contrario, lo que si continuaría serían los procesos y trámites para obtener derechos de agua adicionales que requiere el proyecto. Además, seguirán cumpliendo los compromisos que la empresa asumió en la RCA, pero hasta conocer el pronunciamiento definitivo del Comité de Ministros (que deberá resolver en junio próximo). De sufrir un nuevo revés, la compañía pediría suspender el cumplimiento de los mismos, entre ellos, la labor comunitaria que hoy realiza en la región.

Agenda de ordenamiento territorial para la hidroelectricidad

1 Mapeo y análisis global de las cuencas del país, basado en criterios técnicos hidrológicos, geológicos, ambientales, económicos y socioculturales.

2 Al año 2015 se habrá definido una zonificación detallada de seis cuencas priorizadas. Para esto se llevará a cabo un proceso participativo y se encargarán los estudios necesarios.

3 Dado que éste es un proceso que puede tomar un tiempo extendido, los proyectos hidroeléctricos en distintas fases de tramitación que se estén efectuando, no serán afectados de manera vinculante por este proceso. Es decir, las eventuales modificaciones regulatorias que emanen de este proceso no serán en ningún caso retroactivas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de