Parque eolico
Parque eolico /AMBIENTUM

El Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid pidió ayer un debate “desapasionado” sobre todas las fuentes de energía, incluida la nuclear, en este contexto de crisis, y tras el reciente acuerdo de los países de la UE para sacar adelante el “Objetivo 20-20-20” (reducir un 20 por ciento las emisiones de CO2, alcanzar el 20 por ciento de energías renovables, y el 20 por ciento en mejora de eficiencia energética para el año 2020).

Así, apunta que las decisiones del Gobierno sobre política energética, en lo que resta de esta legislatura, influirán “decisivamente” en la estructura del mix de generación español del año 2020, y anima a que la energía sea considerada “un tema de Estado”, y objeto de acuerdos a nivel político y social.

“Hay que iniciar un debate desapasionado y práctico sobre la necesidad de contar con todas las fuentes de energía para los futuros planes energéticos, incluyendo la energía nuclear”, recalcan al tiempo que destacan a Finlandia o Francia, como países que han optado por incluir la nuclear entre sus fuentes energéticas y “con excelentes resultados”.

Apuesta firme por la energía nuclear

Además, explican que en España no se discute que cubrir parte del incremento de la demanda mediante centrales nucleares “mejoraría la estabilidad de la red, la seguridad de suministro, y haría que el país fuese competitivo con respecto a los países del entorno, además de cumplir los criterios de sostenibilidad sin contradecir el objetivo 20-20-20 europeo, al mismo tiempo que evitaría incrementos en los costes en caso de una nueva probable crisis de precios energéticos”, explica.

Por estos motivos, consideran que la puesta en marcha de nuevos proyectos de centrales nucleares de tercera generación en España, y el consiguiente resurgimiento y desarrollo de la industria nacional, con capacidad de fabricar equipamientos y dar servicios para centrales nucleares, supondría una “enorme ventaja” para afrontar dicha probable crisis futura de precios energéticos.

“La puesta en marcha de proyectos de centrales nucleares de tercera generación no sólo situaría a España en una posición empresarial y tecnológica mucho más capaz en este campo, sino que además permitiría incrementar la exportación de equipamientos y servicios, mejorando así la balanza exterior y permitiendo a España cumplir con el objetivo 20-20-20 europeo”, concluyen.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de