En total, la industria española se ha hecho hasta la fecha con la adjudicación de 17 proyectos en suelo sudafricano, comprometiendo una inversión que supera los 1.160 millones de euros, firmando contratos de servicios y venta de equipos por una cuantía superior a los 1.970 millones de euros, a ejecutar durante los dos próximos años. 1000 MW de los 2.459 MW adjudicados hasta la fecha, en las diversas tecnologías, serán promovidos o construidos por empresas españolas.

En términos de inversión directa en Sudáfrica, los más de 1,5 billones de dólares comprometidos por las empresas españolas, situarán a nuestro país como un actor destacable en el sur del continente africano. En 2011, la inversión extranjera en Sudáfrica alcanzó los 4,5 billones de dólares, más del triple que en 2010, año en el que el total de las inversiones ascendieron – según datos del African Economic Outlook - a 1,2 billones de dólares. La inversión comprometida por la industria española supera por tanto el montante total de la recibida por el país hace tan solo dos años. Estos datos no incluyen la inversión de fabricantes españoles de equipos, como Gestamp, que abrirá dos fábricas en el país – de torres eólicas y estructuras metálicas para fotovoltaica y CSP- que estarán operativas antes de finales de 2013, generando más de 375 puestos de trabajo.

Por otra parte, empresas españolas del sector han llegado a acuerdos tanto con las empresas españolas adjudicatarias como con otros de los promotores extranjeros para ejecutar la construcción de los parques eólicos, fotovoltaicos y termosolares que han sido adjudicados, por un cuantía superior a los 1.970 millones de euros. Esto, en el marco de los proyectos que deben ejecutarse en dos años, sitúa a este programa y a este mercado como uno de los mayores éxitos industriales españolas en la historia del comercio exterior, al asegurar a las empresas una facturación cercana a los 1.000 millones anuales durante los próximos dos años. Este logro se une al alcanzado por la industria ferroviaria en el AVE Medina -La Meca, cuyo montante ascendió a 6700 millones de euros en un contrato para la construcción y explotación durante los próximos 15 años.

Estos resultados son fruto no solamente de la evidente competitividad de la industria española de energías renovables, sino de la estrategia de apoyo en Sudáfrica a esta industria realizada por el Gobierno de España y ejecutada en un innovador marco de cooperación público-privada entre empresas y Administración.

Así, el interés de España por este mercado comenzó en el año 2010, cuando la consultora española Novadays, especialista en el análisis y gestión de políticas públicas, fue elegida por el Gobierno de Sudáfrica para ser una de las consultoras que le asistirían durante la creación de su programa de energías renovables, junto con las filiales británicas de Ernst &Young y PwC. A día de hoy, Novadays continúa asistiendo al gobierno sudafricano en este programa y en otros que han derivado del éxito alcanzado en el IPP Rebid, como el programa para proyectos de menos de 5MW que lanzará en próximas fechas el Gobierno de Sudáfrica.

Tras la llegada del conocimiento español, y con el impulso de la Secretaría de Estado de Comercio, se produjo el desembarco de las empresas españolas. En 2011 se encontraban ya en Sudáfrica las principales empresas del sector -Abengoa, Elecnor, Acciona, Iberdrola, Sener, Gamesa, Isolux, etc- junto con un sin fin de empresas medianas y pequeñas altamente especializadas. Veinte de estas empresas crearon a principios de 2011 el Consorcio para la Promoción de las Energías Renovables en el África del Sur, cuya misión es promover la marca España en este sector y en esta zona geográfica.

Desde entonces, la estrategia española se ha basado en trasladar las capacidades industriales de nuestro país y su potencial para crear riqueza y empleo en Sudáfrica a través de la asociación con empresas locales. El éxito alcanzado en los concursos hasta la fecha demuestra que se trataba de una estrategia adecuada.

Según Juan Laso, presidente actual del Consorcio, "las empresas españolas nos hemos unido para dos cosas: situar a España en el lugar que corresponde a la trayectoria de las empresas españolas del sector, y para hacer negocios juntos"; aún así, señala, "El dato que manejamos es que las empresas han firmado ya contratos por los que retornará en los próximos dos años casi el doble de lo que los españoles vamos a invertir, lo que atestigua que no solamente se ha firmado contratos con los
IPP españoles, sino también con muchos extranjeros".

Según Enrique Manzanares, Consejero Económico y Comercial de la Embajada Española en Sudáfrica, la lista de empresas del sector que han llegado a Sudáfrica y que están trabajando en este boom de las energías renovables sería interminable. "Nuestra recomendación es siempre la misma: ayudar a fortalecer la marca España y buscar un buen socio local", señala el consejero.

Gonzalo Carrasco, representante del Consorcio en Sudáfrica, hace también hincapié en las posibilidades de este mercado para la empresa pequeña y mediana española, "aquí necesitan dos cosas: la alta especialización de la empresa española y gente dispuesta a asociarse con ellos, que no venga a dar lecciones sino a trabajar juntos: para eso la PYME española está demostrando ser insuperable".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de