Los españoles no tienen claro lo que pagan por la energía y desconocen, por ejemplo, los impuestos que gravan la electricidad o la gasolina. De esta manera, sólo un 35 por ciento estarían dispuestos a pagar más por energía procedente de fuentes renovables.

Así se desprende del estudio «Actitudes de los españoles ante los problemas de la energía y del medio ambiente». El informe, elaborado por Víctor Pérez-Díaz y Juan Carlos Rodríguez, ha recogido 1.200 entrevistas realizadas en 2007.

Según José Luis Martínez, director general del Club Español de la Energía, «el coste energético en nuestro país es de los más bajos» en comparación con el resto de países de la UE, pero no hay una percepción de que esto sea así. En palabras de los autores del estudio, esta es la razón que explica por qué los españoles «están dispuestos a pocos sacrificios», aunque sean para proteger el medio ambiente.

En general los españoles, afirma el estudio, parecen evitar cualquier esfuerzo personal en materia energética delegando en las administraciones lo concerniente a ello. Se espera que el Gobierno subvencione y promueva las renovables, atenúe el coste de la subida del combustible y promueva la eficiencia energética. Sin embargo, un 36,3 por ciento de la población no sabe todavía qué es el protocolo de Kioto y los compromisos adquiridos en él.

La Asociación Española de la Industria Eléctrica, Unesa, ha calculado que un hogar español compuesto por cuatro personas viene a consumir 1,5 euros de media en electricidad. La energía no supone mucho en el presupuesto del hogar «si se compara con otros gastos como el móvil», afirma Martínez.

En lo que respecta al conocimiento de las políticas del Gobierno, Juan Carlos Rodríguez asegura que hay un desconocimiento absoluto de quiénes son los responsables y cuáles son las actuaciones que mejoran la eficiencia energética.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de