El Gobierno finlandés apuesta decididamente por la energía nuclear al considerar que los reactores nucleares son necesarios para garantizar el suministro a empresas con instalaciones intensivas en energía, para reducir la dependencia de importaciones desde Rusia, para sustituir centrales fósiles y permitir exportar electricidad al contrario de la práctica actual.

El resultado de la votación en el Parlamento es fruto de una política responsable basada en criterios económicos que anticipa la necesidad futura de mayor capacidad de generación eléctrica para garantizar el suministro eléctrico y la competitividad.

El Gobierno estima que con la contribución de las centrales nucleares y el uso de las renovables disponibles, las emisiones se reducirán en siete millones de toneladas de CO2 para 2020, cumpliendo las directivas comunitarias.

La empresa Teollisuuden Voima Oy (TVO) y el consorcio Fennovoima llevarán a cabo ambos proyectos. TVO está dispuesta a comenzar inmediatamente el proyecto, con un reactor de 1.400 a 1.700 MW, en el emplazamiento de Olkiluoto. Fennovoima (constituida también como una cooperativa en la que participa con un 66% el grupo Voimaosakeyhtioe, compuesto por pequeñas empresas eléctricas e industriales, intensivas en consumo eléctrico, y con un 34% la alemana E.On), entra por primera vez en el campo nuclear.

Finlandia produce en la actualidad el 22,58% de su electricidad con sus cuatro reactores en operación (Loviisa 1 y 2 y Olkiluoto 1 y 2), que empezaron a funcionar en 1977 y 1982, respectivamente. Por otra parte, la construcción de Olkiluoto 3 sigue su curso.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de