La compañía ha confirmado un volumen de recursos recuperables de 927 millones de barriles equivalentes de petróleo de hidrocarburos no convencionales, de los que 741 millones de barriles corresponden a petróleo crudo de alta calidad (40-45º API) y el resto a gas, en una superficie de 428 km2 en el área Loma La Lata Norte, en la provincia de Neuquén.

En concreto, se han perforado y puesto en producción 15 pozos verticales con un volumen total de producción de alrededor de 5.000 barriles de petróleo equivalente diarios.

Asimismo, se han iniciado labores exploratorias en otra área productiva de 502 km2 de la misma formación Vaca Muerta. Los pozos perforados en esta zona alcanzan volúmenes de producción similares a los de la zona previamente mencionada, con una alta calidad (35º API). Esta nueva área abre una expectativa de grandes volúmenes para desarrollar en el futuro, una vez que se realicen los estudios correspondientes y finalicen los trabajos preliminares necesarios para cuantificar los recursos.

Hasta ahora, la compañía ha concentrado sus esfuerzos exploratorios de recursos no convencionales en un área de Loma La Lata Norte. Esa zona, de 428 km2, forma parte de los 12.000 km2 cuya concesión pertenece a YPF, en la formación Vaca Muerta, uno de los reservorios de hidrocarburos no convencionales más grandes (30.000 km2) y con mayor calidad del mundo.

La consultora internacional Wood Mackenzie identificó el shale de Vaca Muerta entre los mejores del mundo dentro del “Unconventional Gas Service” y lo evaluó como “excelente” tras analizar otras zonas exploratorias en Estados Unidos, Australia, China y diferentes países europeos. La medición incluyó, entre otros parámetros, el desarrollo del mercado de hidrocarburos, infraestructura, regulación, disponibilidad de agua, términos fiscales, calidad, volumen comparativo, capacidad de mejora del recobro con la tecnología y organización de la cadena de abastecimiento.

Repsol YPF lanzó en diciembre de 2009 su “Programa de Desarrollo Exploratorio 2010-2014”, que se inició a comienzos de 2010, y entre sus objetivos se fijó, precisamente, materializar su plan de exploración y producción de hidrocarburos no convencionales.

Adicionalmente a los 428 km2 informados, se están realizando perforaciones y estudios para cuantificar los recursos adicionales en la nueva extensión delimitada de 502 km2, cuyos resultados hasta la fecha permiten avanzar datos similares a aquellos ya puestos de manifiesto en el área anteriormente mencionada.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de