Un informe que el Parlamento Europeo votará la próxima semana defiende la concesión de ayudas a la construcción de al menos 12 centrales para demostrar la existencia de tecnologías sostenibles que utilicen combustibles fósiles -como el carbón- para la producción de electricidad con carácter comercial antes de 2015

Las reservas carboníferas de varios Estados miembros podrían durar hasta el próximo siglo, por lo que este combustible está considerado como la única fuente de energía fósil de la UE que puede limitar la dependencia de las importaciones de petróleo y gas de terceros países inseguros.

Estas centrales contarían con tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CAC) que, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), constituyen una opción prometedora para reducir lo antes posible las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI), con un potencial de reducción de hasta un 55% en 2100.

El ponente del informe, el eurodiputado alemán Christian EHLER, recuerda que la construcción de estas centrales, que figuró entre las promesas del Consejo Europeo de marzo de 2007, es un medio para avanzar en la consecución de los objetivos de seguridad del suministro: lucha contra el cambio climático y competitividad.

La financiación punto clave

El texto afirma que las medidas propuestas por la Comisión “no bastan” para “crear los incentivos necesarios” para la construcción de estas centrales antes de 2015 y subraya la necesidad de elaborar un “compromiso financiero directo” para asegurar su construcción. De este modo, pide al Ejecutivo europeo que presente una evaluación precisa del coste de cada una de las instalaciones de demostración y del reparto de la financiación entre el sector público y el privado.

Por otro lado, las decisiones relativas a la inversión y la adquisición de capital en los mercados financieros para estas instalaciones se ven obstaculizadas por la falta de un marco legislativo -especialmente a nivel nacional y regional-, y por la incertidumbre en relación con los futuros movimientos de los precios en el comercio de derechos de emisión, señala el informe.

Los diputados proponen que los recursos del Instrumento de Financiación del Riesgo Compartido (IFRC), consignados tras la adopción del Séptimo Programa Marco de Investigación hasta la revisión a medio camino, deben asignarse a las instalaciones de demostración de CAC, de forma que se disponga rápidamente de recursos para apoyar estos proyectos, y, si es posible, complementarlos con otros fondos, en cooperación con el Banco Europeo de Inversiones.

En lo relativo al régimen de comercio de los derechos de emisión de la UE, el ponente subraya la necesidad de aumentar los incentivos para la producción a través de estos procesos, asignando en el sistema ETS derechos anticipados para la producción con tecnologías CAC, con un aumento de al menos 25 por ciento a partir de 2013. Además, opina que debe crearse “de inmediato” y a nivel nacional y regional, la base necesaria para los procedimientos de autorización para el transporte y almacenamiento de CAC y recomienda “encarecidamente” que se incluya en la selección los proyectos, con una potencia mínima propuesta de 180 MW.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de