Electricidad en verano

Cada año, la factura que llega tras el verano sigue siendo igual o más alta que el resto del año. Greenpeace ha analizado cuáles son los motivos de esta subida y cómo evitarla. La organización destaca como una política energética que prefiere las energías obsoletas y contaminantes tiene un impacto directo en las facturas de los hogares impidiendo que se beneficien de las ventajas ambientales y económicas de las dos mayores oportunidades energéticas de España: las renovables y el ahorro de energía.

“Es normal que nos preguntemos cómo es posible que tengamos una factura tan alta si hemos estado fuera. Es algo que se escapa a toda lógica y que podría tener solución con voluntad política si el nuevo Gobierno deja de torpedear el ahorro energético y las renovables para salvaguardar el interés de las eléctricas”, ha declarado Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Energía de Greenpeace.

Las claves para entender la subida de la luz en verano son:

– Precio de la electricidad variable según la fuentes de energía

En España el precio de la electricidad varía en función de qué tecnologías abastecen a cada hora de cada día del año. Se fija a través de un mercado mayorista que cada hora marca el precio con un mecanismo marginalista. Es decir, primero se compra todo el stock de la fuente de energía más barata disponible. De ahí se pasa a comprar las más caras hasta llegar a cubrir toda la necesidad de electricidad prevista. El precio final será determinado por la fuente más cara.

– Las primeras fuentes de energía en acceder al mercado son las renovables

Al empezar la compra de energía por la más barata, las primeras fuentes de energía en acceder al mercado son las renovables (que ofrecen su producción a coste casi cero ya que el viento y el sol son gratis y los costes de mantenimiento y operación son bajos) y la energía nuclear (que externaliza la mayoría de sus costes ambientales, como la gestión de los residuos nucleares o la responsabilidad limitada en caso de accidente).

Si hace falta más electricidad para satisfacer toda la demanda, entran en funcionamiento centrales con costes (y emisiones contaminantes y de CO2) mucho mayores como las de carbón o de gas. Al final, todas ellas recibirán por la electricidad vendida al mercado mayorista el mismo precio: el de la última tecnología en entrar, es decir, la más cara.

– Menos renovables, mayor precio mayorista

Por lo tanto, cuantas menos energías renovables entren en el mercado, por lo general, mayor será el precio mayorista de la electricidad ya que aumentará la probabilidad de que haga falta utilizar centrales más caras y contaminantes como el carbón y el gas para cubrir las necesidades de electricidad en cada momento.

– Aumento del consumo y menos viento y agua

Prácticamente todos los años alrededor de los meses de enero, junio y julio ocurren dos cosas: un aumento de la demanda de electricidad a causa del repunte del frío o del calor (calefacción y aires acondicionados).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de