La decisión adoptada por el Pleno se basa en la comprobación del correcto funcionamiento de la central y del mantenimiento del nivel adecuado de seguridad para continuar su operación, en la constatación de la capacidad de la central para dar respuesta a requisitos normativos de mayor exigencia a los estrictamente requeridos por la reglamentación vigente, y en la verificación del cumplimiento por parte del titular de los requisitos de la autorización concedida en el año 2000.

Sistema Integrado de Supervisión de Centrales

Esta decisión tiene en cuenta los resultados de la evaluación, contenidos en un conjunto de 61 informes técnicos especializados así como los requisitos exigibles por el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas, la información procedente de las 297 inspecciones realizadas a la central durante la vigencia de la actual autorización por parte del CSN, así como los resultados de la supervisión continua del funcionamiento de la central mediante el "Sistema Integrado de Supervisión de Centrales" (SISC) y de la evaluación de cerca de un centenar de sucesos notificados por la central durante su última autorización.

Durante varias sesiones de estudio, el Pleno ha revisado el cumplimiento, por parte del titular, de las condiciones de la autorización vigente y las instrucciones técnicas asociadas, la revisión periódica de seguridad y la normativa de aplicación condicionada, con los resultados mencionados anteriormente.

El dictamen emitido por el CSN, incluye 13 límites y condiciones a los que quedará sometido el funcionamiento de la instalación en este nuevo periodo, relativos a aspectos generales de todas las autorizaciones, tanto de las empresas titulares, sus facultades y el marco técnico de operación de la central, las obligaciones de información al CSN, así como los programas y acciones de mejora y actuaciones a realizar durante la vigencia de la autorización, identificados en el transcurso del proceso de análisis de la solicitud, entre otros.

Las modificaciones más importantes a realizar durante la vigencia de la autorización son fortalecer las garantías de parada segura de la central en caso de incendio, mejorar de los sistemas de ventilación y filtrado de edificios de la central, y la implantación de mejoras, tanto físicas como operativas, en el diseño de la central.

Los límites y condiciones mencionados se acompañan de un conjunto de otras 17 Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC), en las que se recogen, con mayor grado de detalle, además de los requisitos aplicables a las modificaciones más relevantes ya mencionadas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de