En opinión de Sebastián, buena parte del tejido empresarial inmobiliario, por ejemplo, se puede reconvertir en Empresas de Servicios Energéticos, lo que sería muy provechoso en la actual coyuntura de dificultades para el sector de la construcción

El ministro anunció el lanzamiento a finales de este mismo año de la Prospectiva Energética 2030 y un Anteproyecto de Ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables.

Durante su intervención en la apertura de las jornadas “Presente y Futuro de la Energía a Debate”, celebradas en Paterna (Valencia) y organizadas por UGT del País Valenciano, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha anunciado que el Gobierno va a impulsar el desarrollo de Empresas de Servicios Energéticos por considerar que son una herramienta muy útil para crear empleo.

En opinión de Sebastián, buena parte del tejido empresarial inmobiliario, por ejemplo, se puede reconvertir en Empresas de Servicios Energéticos, lo que sería muy provechoso en la actual coyuntura de dificultades para este sector. El impulso gubernamental a este tipo de empresas se concretaría en la difusión de sus ventajas, en garantizar su seguridad jurídica, y en ofrecerles facilidades para su financiación y promoción de su contratación por parte de la Administración General del Estado.

La condición de las Empresas de Servicios Energéticos de fuente de creación de empleo en cuanto comiencen a desarrollarse está basada, dijo el ministro, en la experiencia de países europeos y en Estados Unidos, donde están más desarrolladas este tipo de empresas.

En efecto, en Estados Unidos se estima que en 2008 las empresas de servicios energéticos van a generar una actividad de alrededor de 6.000 millones de dólares, dando empleo a aproximadamente 60.000 personas. Y lo más importante, es que tienen un enorme potencial para incrementar estas cifras, ya que en los últimos 3 años vienen creciendo a ritmos superiores al 20% y se espera que continúe la tendencia.

Una empresa de servicios energéticos, añadió el ministro, es una empresa que se dedica a diseñar y llevar a cabo para sus clientes, medidas de ahorro energético, como por ejemplo:

• La sustitución de las bombillas incandescentes por bombillas de bajo consumo. Si consiguiésemos cambiar todas las bombillas incandescentes que hay en España, alrededor de 300 millones, por bombillas de bajo consumo, generaríamos un ahorro de electricidad equivalente a 15 millones de barriles de petróleo al año, que a los precios actuales, supone un ahorro para el país de más de 1.100 millones de euros al año.

• Otro ejemplo: un mejor aislamiento de los hogares frente al calor y al frío, lo que se puede conseguir mejorando el aislamiento de fachadas, cubiertas y ventanas. Un edifico que incorpora un aislamiento térmico a su fachada, cubiertas y ventanas consigue un ahorro de más del 50% del gasto de calefacción, alrededor de 500 euros al año para una vivienda media, a lo que habría que añadir el correspondiente ahorro en aire acondicionado.

Además de diseñar y llevar a cabo este tipo de medidas, estas empresas corren con todos los gastos necesarios para poner en marcha todas estas medidas. A cambio, reciben como compensación parte del ahorro energético que esas medidas traen consigo. Es decir, no tienen coste para el cliente, todo lo contrario porque se beneficia de una menor factura energética, ni tiene coste presupuestario, pero si reportan beneficios a estas empresas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de