Pearl GTL procesará unos 3.000 millones de barriles de petróleo equivalente a lo largo de su vida útil desde el mayor campo de gas del mundo, el North Field en el Golfo Arábico. El campo se extiende desde la costa de Qatar y contiene el equivalente a 150.000 millones de barriles de petróleo, lo que supone más del 10% de los recursos mundiales de gas.

La planta de conversión de gas a líquidos tiene una capacidad de 260.000 barriles de petróleo equivalente al día, y se espera que lance su primer producto en 2011 y llegue a su productividad máxima en 2012.

La planta producirá diesel de quemado más limpio y combustible de aviación, petróleos para lubricantes avanzadas, nafta utilizado para fabricar plásticos y parafina para detergentes. Se fabricará suficiente diesel para abastecer a más de 160.000 vehículos al día y suficiente petróleo sintético al año para fabricar lubricantes para más de 225 millones de vehículos. Los productos llegarán a los clientes mediante la red global de Shell.

Para llevar Pearl a la producción, los ingenieros de Shell se han basado en más de 30 años de experiencia en tecnología de conversión de gas en líquidos.

Historial en seguridad

Llevar a cabo el mayor proyecto de ingeniería de Shell en Ras Laffan, una amplia zona industrial en la costa de Qatar a unos 90 kilómetros al norte de Doha, conllevaba una gran incertidumbre. En el punto cúspide de la construcción, se necesitaron más de 52.000 trabajadores de más de 50 países.

A pesar del número de trabajadores implicados y de la complejidad de la construcción de Pearl, la preocupación por la seguridad ayudó a lograr un récord de 77 millones de horas trabajadas en tierra sin lesiones.

Inicio progresivo

Operar la enorme planta completa requerirá una serie de arranques de sistema cuidadosamente ejecutados. La sala de control de Pearl GTL -el centro neurálgico de una de las mayores y más sofisticadas plantas construidas en la industria de la energía- ya se ha activado.

Las primeras turbinas y sistemas de vapor auxiliares han comenzado a generar vapor y electricidad para activar la planta. Las dos primeras unidades de separación de oxígeno están operativas.

Historial de perforación

A 60 kilómetros de la costa, el gas natural del North Field circula desde dos plataformas situadas a 40 metros de profundidad para suministrar a Pearl GTL. Se perforaron 11 pozos para cada plataforma en tiempos de perforación récord.

Dos tuberías de diámetro de 76 centímetros sumergidas llevan el gas natural a una planta de separación de gas en la costa que extrae líquidos de gas natural: etano para procesos industriales, gas de petróleo licuado (LPG) para usos de calefacción y cocina domésticos y se condensa como una materia prima para refinerías. El proceso de separación también elimina contaminantes como metales y sulfuro.

Convertir gas en combustible líquido

El metano que permanece pasará a la sección GTL de la planta, donde comenzará un proceso de tres fases para la conversión de productos de gas a líquido.

En Qatar, las temperaturas en verano superan los 40 grados Cº y la lluvia es escasa. Conservar el agua es fundamental. Pearl se diseñó para ser autosuficiente en su uso del agua.

Pearl, la mayor inversión de Shell en un solo proyecto, es un proyecto totalmente integrado que revoluciona la producción desde un campo de gas en la costa. Shell financia el 100% de los costes de desarrollo dentro de un acuerdo de compartición de beneficios con el estado de Qatar.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de