El Parlamento Europeo bloqueó la propuesta de la Comisión de cambiar el formato del etiquetado energético de las televisiones, para subdividir la categoría "A" (la más eficiente) en varias subcategorías (A-20%, A-40%, A-60%…). Sin embargo, no lo logró. Necesitaba mayoría absoluta para frenar la iniciativa respecto a a frigoríficos y congeladores.
La comisión de Industria del PE se había opuesto en dos resoluciones a la propuesta de la Comisión Europea, porque entendía que induciría a los consumidores a confusión, y solicitaba que en su lugar se actualicen las categorías actuales. Las resoluciones presentadas por la comisión parlamentaria pedían a la Comisión que remitiese una nueva propuesta antes de septiembre. Para lograr impedir la decisión de la Comisión, una mayoría absoluta de 393 eurodiputados  debían suscribir en el pleno los dos textos de la comisión de Industria.

Una de las resoluciones, la de los televisores, recibió hoy 399 votos a favor, 260 en contra y 12 abstenciones, por lo que logró paralizar la iniciativa de la Comisión. Por otro lado, la otra propuesta, que habla sobre frigoríficos y congeladores, fue apoyada por 389 diputados, frente a 260 que la rechazaron y 18 que se abstuvieron. Al no haber obtenido esta mayoría absoluta, el Parlamento Europeo no logró bloquear esta segunda iniciativa de la Comisión.

Por tanto, las televisiones mantendrán el sistema de etiquetado actual, pero revisando sus categorías. Mientras, los frigoríficos y congeladores si que tendrán alguna modificación, a partir de ahora, aquellos que estén etiquetados como "A-20%" serán aquellos que consuman un 20% de energía menos que un producto modelo de la categoría "A".

 Bajo la actual directiva de etiquetado energético de 1992, la Comisión puede establecer requisitos técnicos para los electrodomésticos. El Parlamento Europeo  puede bloquear estas decisiones con una mayoría absoluta de eurodiputados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de