La superficie de cultivo en las zonas rurales y agrícolas podría ampliar las posibilidades de la Región de Murcia para producir energía a partir de biomasa vegetal. Los cultivos leñosos, como el almendro, olivo, viña, frutales y cítricos están muy extendidos en la Región y generan importantes cantidades de biomasa, en forma de restos de poda.

Esta actividad podría suponer una nueva oportunidad en las zonas rurales y una rentabilidad económica y local, similar a la de los espacios forestales, al cambiar su consideración de residuo por la de recurso con posibilidades de aprovechamiento. Además, supone una fuente de generación de empleo, producción de energía y beneficio ambiental al evitar las quemas y reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Asimismo, se intenta fomentar la gestión de los residuos de poda en el sector de frutos de cáscara, para el que ya existe una línea de ayudas específica procedentes de los fondos Feaga para el 2012 y 2013 destinadas a la recogida o retirada de los residuos para su utilización como biomasa o para el picado en las parcelas.

La Asociación de Gestores de Biomasa, de la que forman parte ocho empresas de la Región, pretende promover la cooperación entre agricultores y empresas interesados en producir biomasa para su utilización energética.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de