Aunque los ciudadanos piensan que son la industria y el transporte los únicos causantes de la contaminación y de los efectos del cambio climático y que a título particular no pueden hacer nada, el Parlamento intentó trasladar ayer un mensaje diferente. Cada uno, desde su casa, sí que puede contribuir a reducir la contaminación.

Y para ello ha incluido en el Plan de Lucha contra el Cambio Climático medidas como incentivos fiscales en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para los dueños de pisos que mejoren al menos en un 50 por ciento el rendimiento energético de sus domicilios. Ésta es una de las novedades que recoge el plan después de su paso ayer por el Parlamento, donde la oposición introdujo varias propuestas con la aceptación del tripartito.

En concreto, la del IBI es del PP. Su portavoz en el debate, Leopoldo Barreda, explicó que en los próximos meses el Gobierno deberá alcanzar acuerdos con las diputaciones (que son las que regulan este impuesto) y los ayuntamientos (que son los que lo aplican) para poner en práctica la medida. Los ciudadanos que quieran acogerse a estos incentivos pueden empezar, por ejemplo, por practicar mejoras en el aislamiento térmico de las ventanas o introduciendo bombillas de bajo consumo, indicó Barreda.

El Plan obtuvo el respaldo de la oposición, que aplaudió su ambición y su grado de concreción. Sólo EHAK se desmarcó y rechazó el proyecto por entender que no ataca la cuestión de fondo, que es el modelo económico que está provocando la contaminación. El Plan pretende reducir para 2012 las emisiones de CO2 hasta en un 14 por ciento con relación a las emisiones registradas en 1990. Según la consejera de Medio Ambiente, Esther Larrañaga, el Plan pretende ayudar a que Euskadi se dote de un modelo socio-económico que no dependa del carbono y, por lo tanto, reduzca la vulnerabilidad frente al cambio climático.

El Parlamento también respaldó ayer el Plan de Ciencia y Tecnología, que incluye un compromiso de financiación de 6.714 millones de euros, de los que 2.000 aportará el Gobierno y el resto el sector privado. Entre sus objetivos figura la contratación de doctores y tecnólogos para potenciar la investigación y conseguir que Euskadi se convierta en un referente a nivel de la Unión Europea en los próximos años.

Por otra parte la Universidad del País Vasco (UPV) aprobó ayer destinar 2,5 millones de euros, que se suman a la misma cantidad destinada en abril, para promover la investigación y la formación del personal dedicado a ello, mediante la concesión de becas predoctorales y contratos en prácticas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de