La decisión adoptada por el Pleno se basa en la comprobación del correcto funcionamiento de la central y del mantenimiento del nivel adecuado de seguridad para continuar su operación, así como en la constatación de la capacidad de la central para dar respuesta a requisitos normativos de mayor exigencia a los estrictamente requeridos por la reglamentación vigente. De igual forma, esta decisión tiene en cuenta la verificación del cumplimiento por parte del titular de los requisitos de la autorización concedida en el año 2000.

44 informes técnicos

Esta apreciación favorable está basada en los resultados de la evaluación, contenidos en un conjunto de 44 informes técnicos especializados así como los requisitos exigibles por el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas. Asimismo contempla la información procedente de las 307 inspecciones realizadas a la central durante la vigencia de la actual autorización por parte del CSN, así como los resultados de la supervisión continua del funcionamiento de la central mediante el “Sistema Integrado de Supervisión de Centrales” (SISC).

Durante varias sesiones de estudio, el Pleno ha revisado el cumplimiento, por parte del titular, de las condiciones de la autorización vigente y las instrucciones técnicas asociadas, la revisión periódica de seguridad y la normativa de aplicación condicionada. Asimismo, ha tenido en cuenta el reciente cierre del Plan de Acción de Mejora de la Gestión de la Seguridad de la central (PAMGS). De esta forma, el dictamen emitido por el CSN, establece 11 límites y condiciones aplicables.

Respecto a los planes de mejora, éstos se especifican en la condición nº 9 y entre otros aspectos, el
CSN requiere al titular completar el Plan de Refuerzo Organizativo, Cultural y Técnico de la
Asociación Nuclear Ascó-Vandellós
(PROCURA), de forma que esté totalmente implantado en el año 2012. Este Plan fue aprobado por el Pleno del CSN, e informado mediante nota de prensa el pasado 8 de julio de 2009.

15 instrucciones técnicas complementarias

Asimismo, los límites y condiciones establecidos se acompañan de 15 instrucciones técnicas complementarias (ITC). Las ITC desarrollan las condiciones de la autorización, incluyendo las relativas a las modificaciones más importantes mencionadas anteriormente, y requieren asimismo acciones adicionales por parte del titular, identificadas en la evaluación y referidas a ámbitos como las acciones de mejora en relación con la experiencia operativa, el comportamiento de equipos, las modificaciones de la instalación, los análisis probabilistas de seguridad, el control de la configuración de la central y los paneles de parada segura.

También se refieren a actuaciones en relación con nuevos requisitos normativos aplicables a los criterios para unidades de filtración, los sistemas de seguridad, las fuentes de suministro eléctrico preferentes, la protección contra descargas atmosféricas así como los generadores diesel de emergencia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de