La Agencia Valenciana de la Energía (AVEN) va a destinar un total de 665.000 euros para financiar la renovación del alumbrado público en 18 municipios de la provincia de Alicante. La medida permitirá ahorrar 1,4 millones de kilowatios por hora al año, lo que equivale al consumo anual de electricidad de 400 familias alicantinas, y constituye otro avance en los planes de ahorro energético destinados a reducir tanto las emisiones contaminantes como el gasto económico.

La inversión anunciada por AVEN, departamento dependiente de la Conselleria de Infraestructuras y Transportes, se podrá amortizar en apenas cinco años, ya que las farolas de bajo consumo permitirán reducir la factura aproximadamente en 140.000 euros.

"Nuestra finalidad es disminuir la intensidad energética de la Comunitat Valenciana y actuar en la línea de los compromisos adquiridos, en relación a la disminución de gases de efecto invernadero y el desarrollo de fuentes de energía renovables", explicaron desde la Agencia Valenciana de la Energía.

Las subvenciones están contempladas en el plan de ahorro energético que Infraestructuras ha puesto en marcha para introducir medidas de eficencia energética en los diferentes sectores económicos y sociales de la Comunitat.

Los municipios beneficiarios de la subvención para renovar su sistema de alumbrado público son Xixona, Tibi, Mutxamel, Bussot, Guardamar del Segura, Los Montesinos, Orihuela, San Isidro, Callosa del Segura, Bigastro, Banyeres de Mariola, Benidorm, Benissa, Teulada, Altea (concretamente, en la entidad de saneamiento de aguas residuales), Benitatxell, Sagra y Alcoy.

Lo que se va a hacer en primer lugar es cambiar las lámparas de vapor de mercurio por otras de vapor de sodio de alta presión, que ofrecen la misma intensidad de luz pero consumen hasta un 40 por ciento menos de energía.

Además está previsto sustituir las farolas por otras que también ofrecen mayor eficiencia energética. Estas nuevas luminarias llevan incorporadas reguladores de flujo, que son unos sistemas que permiten reducir la intensidad lumínica del alumbrado público en las horas en las que se reduce notablemente la actividad, que son las de la madrugada, consiguiendo así reducir el consumo energético. Gracias a este sistema se puede ahorrar hasta el 45 por ciento de la energía consumida durante la noche.

Igualmente, se incorporarán relojes astronómicos, ajustados a la hora solar, para reducir el consumo. Estos dispositivos permiten la programación diaria de encendido y apagado del alumbrado de acuerdo con la hora exacta de salida y puesta del sol.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de